Skip to content

Beneficios y perjuicios de ser vegetariano o vegano

Beneficios y perjuicios de ser vegetariano o vegano

Bien es sabido que la alimentación es la clave para una buena salud. No son pocas las maneras de alimentarnos que sigue el ser humano para asegurarse el bienestar del cuerpo y mente. Cada vez son más las personas que optan por un determinado tipo de alimentación como, por ejemplo, la vegetariana o vegana. Pero, ¿cuáles son los pros y contras de ser vegetariano?

Diferencias entre ser vegetariano o vegano

En los últimos años ha aumentado la preocupación por llevar una alimentación sana. Esto ha derivado en nuevas formas de alimentarse que, a veces, generan confusión. Aunque muchas personas piensan que ser vegetariano o vegano son lo mismo, esto no es así. Mientras que los vegetarianos no comen nada de carne animal, los veganos además tampoco consumen ningún otro producto de origen animal, ya sea huevos, pescados, leche, ropa de lana o cuero, etc.

Por decirlo de otra manera, el vegetarianismo es más una dieta que implica no solo una preocupación por la salud, sino también convicciones personales y religiosas. Mientras que ser vegano es un estilo de vida en el que se involucran más cosas que la no ingesta de productos cárnicos. Para ellos, la crueldad animal no está relacionada con su forma de vida.

No fue hasta mediados del siglo XX cuando se empezó a utilizar el término vegano. Esta palabra, de hecho, surgió precisamente de la necesidad de hacer una distinción entre vegetarianismo y veganismo. Los veganos no solo no comen carne, sino que además han de ser muy cautelosos a la hora de hacer la compra. Entre sus responsabilidades está la de asegurarse de leer bien el etiquetado de todos los productos para garantizar que no están fabricados con ningún tipo de ingrediente o sustancia de origen animal. 

ventajas e inconvenientes de seguir una dieta vegana

 

Ventajas de ser vegetariano

La dieta vegetariana no es algo nuevo. Existe desde los orígenes de la Humanidad y cada vez son más sus seguidores. Pitágoras fue el primero en tomar una posición ideológica importante contra el consumo de carne y el sacrificio animal, legando que todos los seres vivos tienen alma. No obstante, el punto de inflexión de este movimiento tuvo lugar en Inglaterra a mediados del siglo XVIII con la fundación de la Sociedad Vegetariana y, en consecuencia, del término “vegetariano”. Pero ¿Cuáles son sus beneficios? Todo depende del grado de vegetarianismo que alcance la persona. Las ventajas de ser vegetariano son:

  • Digestiones más ligeras.
  • Reducción del estreñimiento gracias a su riqueza en fibra y celulosa.
  • Combate los problemas de obesidad y de sobrepeso.
  • Disminución del riesgo de sufrir diabetes y cáncer de colon y mama.
  • Presión arterial más baja.
  • Mejora la visión.
  • Aumento de la cantidad de antioxidantes en el cuerpo.
  • Reducción del riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.
  • Menos toxicidad dentro del organismo.
  • Mayor esperanza de vida.
  • Ayuda a mantener el bienestar de las especies animales.

 

Inconvenientes de seguir una dieta vegetariana

Para tener una buena salud es importante seguir una alimentación equilibrada. Ser vegetariano, aunque tiene sus pros también esconde algunos inconvenientes, tales como:

  • Déficit de vitamina B12 imprescindible para el desarrollo neuronal.
  • Carencia de vitamina D muy importante para la absorción del calcio.
  • Escasa ingesta de proteínas animales muy necesarias para los músculos.
  • El alto contenido en fibra de la dieta vegetariana impide la absorción de otros minerales importantes para la salud en general.
  • Salud ósea debilitada por falta de proteína animal.
  • Aumento de peso en personas que no saben controlar su ingesta de pan, pasta, arroz, queso o galletas.
  • Incomodidad a la hora de quedar con otras personas para comidas familiares o con amigos.

 

Beneficios de ver vegano

Al igual que ser vegetariano, el veganismo también trae consigo importantes beneficios para la salud. La dieta vegana y su rechazo hacia el consumo de cualquier tipo de producto de origen animal ayuda a:

  • Bajar de peso de manera saludable y controlada.
  • Purificar el cuerpo de manera natural gracias al consumo de fibra.
  • Reducir el riesgo de padecer cáncer de mama, colon, próstata, estómago y pulmón. 
  • Mantener el colesterol a raya.
  • Controlar la diabetes. 
  • Combatir la anemia gracias al alto consumo de hierro en alimentos como los fréjoles, el brócoli, las pasas, el trigo o el tofu. 
  • Inundar el cuerpo de antioxidantes, magnesio, potasio y vitaminas A, C y D. 
  • Paliar los efectos de la depresión y la ansiedad. Un estudio ha demostrado que los veganos y los vegetarianos en comparación con los carnívoros, obtienen puntuaciones más bajas en las pruebas relacionadas con el estado de ánimo. 
  • Reducir el riesgo de contraer enfermedades transmitidas por los animales. Las bacterias, los parásitos y las toxinas tienen mayor presencia en las carnes animales y el pescado. 
  • Combatir la aparición de migrañas gracias al alto consumo de productos orgánicos. Estos alimentos son mucho más puros y, por lo tanto, tienen menor probabilidad de desencadenar molestos dolores de cabeza. 
  • Mejorar el rendimiento deportivo. Al contrario de lo que muchos piensan las dietas veganas son ricas en carbohidratos saludables, así como en grasas, vitaminas y minerales. Esto se traduce en un mayor rendimiento atlético y, en consecuencia, en un aumento en el número de deportistas vegetarianos y veganos. 
  • Agudizar el sentido de la vista gracias al consumo de vitamina C.
  • Lucir una piel mucho más saludable. 

En definitiva, se ha demostrado que los veganos disfrutan de vidas más longevas y sanas en comparación con aquellas personas que abusan del consumo de productos animales. Pero no es oro todo lo que reluce. Como todo en la vida hay una parte negativa que pasamos a explicar a continuación. 

 

Inconvenientes de llevar una dieta vegana

Cuando los médicos hablan de llevar una dieta sana y equilibrada lo que significa es que las personas debemos encontrar la armonía alimenticia. Es decir, ni es bueno abusar de los productos animales, ni tampoco alimentarse solo a base de vegetales. ¿Por qué? Porque siempre estaríamos sufriendo algún tipo de carencia. Por ejemplo, ser vegano conlleva una serie de desventajas que pasamos a mencionar a continuación:

  • Las proteínas de la carne contienen aminoácidos esenciales para el organismo. En la dieta vegana, al no haber aporte de origen animal, se reduce considerablemente la fuente de vitamina B12 lo que puede conducir a padecer anemia por la falta de glóbulos rojos. Para evitarlo se debe tomar un suplemento de esta vitamina. 
  • Los veganos no consumen leche de vaca ni de ningún otro tipo de animal. Esto puede suponer un déficit de calcio que podría afectar a la salud de sus huesos. 
  • Al principio, las personas que siguen una dieta vegana sienten fatiga y cansancio. Esto es debido a que su cuerpo está acostumbrado al consumo de carne como principal aporte de energía. Por este motivo, nunca se aconseja empezar una dieta vegana de manera radical. Es decir, lo más adecuado es comenzar a dejar de consumir productos animales de forma progresiva y controlada. 
  • Según los expertos el veganismo no siempre es saludable. Las mujeres embarazadas y los niños deberían llevar una dieta completa, ya que necesitan de todos los alimentos para ayudar tanto al desarrollo del bebé como de los niños. Y es que la carne también es responsable de la creación de algunas estructuras del cuerpo como la sangre, la piel y los músculos. 

Tipos de dieta vegetariana y vegana

Dentro del mundo del vegetarianismo y el veganismo existen diferentes combinaciones que establecen las variedades en tipos de dieta vegetariana y vegana. Pasamos, a continuación, a explicar cada una de ellas.

Ovo Vegetarianismo

Los ovo vegetarianos son aquellas personas que no consumen alimentos de origen animal con una excepción: los huevos. Como los huevos que se comen no están fecundados, se supone que no implican un daño para las gallinas y, por lo tanto, son aptos dentro de este estilo de dieta. Para los ovo vegetarianos este acto es mucho más moral que el consumo de leche, por ejemplo. 

Lacto vegetarianismo

Los lacto vegetarianos no comen nada de carne, pero sí incluyen en su dieta productos lácteos como el yogur, el queso, la leche o la mantequilla. Esta combinación de dieta vegetariana y vegana es una de las más frecuentes hoy día. 

Api vegetarianismo

Las personas vegetarianas que consumen miel son consideradas como api vegetarianas. Al igual que ocurre con la leche y los huevos, la apicultura es considerada, para algunos, como una clase de explotación animal, por lo que no todos optan por este tipo de dieta. 

Pollotarianismo

Esta es una opción que se incluye dentro del semi-vegetarianismo, ya que aunque se suprima el consumo de carnes rojas, se sigue manteniendo la posibilidad de comer carne de origen animal a través de las aves de corral. Esta suele ser la alternativa más elegida como fase previa al vegetarianismo o veganismo más puro. 

Pescetarianismo

Esta es otra de las opciones que se usan como fase previa al vegetarianismo o veganismo estricto. En este caso, el único aporte de proteína animal se obtiene del pescado. 

Crudiveganismo

Aquí no solo se excluye de la dieta todos los productos de origen animal, sino que además se exige que se cocinen a temperaturas por debajo de los 50º C para garantizar todas sus propiedades nutritivas. 

Veganismo dietético

El veganismo dietético es, tal vez, el subtipo de régimen vegetariano más estricto, ya que evita todos los alimentos de origen animal incluidos la leche, los huevos y la miel. 

Veganismo ético 

Esta dieta incluye a las personas que siguen una alimentación vegana, rechazando además todo tipo de explotación animal en beneficio del ser humano. Es decir, los veganos éticos no compran ningún tipo de producto en el que se haya utilizado a los animales. Por ejemplo, estas personas jamás comprarían un jersey de lana, ya que consideran este acto como inmoral. 

Veganismo medioambiental

En la actualidad, se calcula que un 51% de la contaminación total existente en el mundo proviene de la ganadería, en concreto de la vacuna. Los veganos medioambientales rechazan el consumo de productos de origen animal, ya que consideran que su industria es insostenible para la conservación del planeta, así como de sus recursos naturales. 

 

¿Comemos mucha carne?

Solo un 2% de la población no incluye nada de carne en su dieta. En este sentido, cabe decir que las mujeres están mucho más concienciadas que los hombres ante una alimentación vegetariana o vegana. No obstante, cada vez son más las personas en el mundo que cada día reducen su consumo de carne roja. La Organización Mundial de la Salud ha querido dejar su mensaje ante lo que parecía simplemente una moda. La OMS recomienda la reducción del consumo de carne en la alimentación, pero no su completa eliminación. Es importante cortar con el abuso de carnes rojas y procesadas sin llegar a su erradicación de la dieta. 

 

Por lo tanto, lo más recomendable es consumir alimentos de todo tipo de una manera adecuada. Los seres humanos somos omnívoros, por lo que necesitamos variedad de alimentos. Completa tu salud con nuestras pólizas de vida y disfruta de todas sus coberturas.

Otros artículos que te pueden interesar