revisiones ginecológicas

La salud de la mujer pasa por una serie de controles médicos. Las revisiones ginecológicas son sumamente importantes para la prevención de enfermedades, como el cáncer. Las mujeres no solo deben acudir al ginecólogo cuando están embarazadas o sienten alguna clase de molestia. En Assegur nos preocupamos por la salud femenina. Por este motivo, hemos preparado para ti esta guía que incluye cada cuánto tiempo hacer una revisión ginecológica.

En qué consiste una revisión ginecológica

Aunque parezca impensable, todavía existen mujeres que no realizan revisiones ginecológicas de manera periódica. Este es un grave error que se debería evitar si quieres gozar de buena salud.

Una revisión ginecológica es un procedimiento sencillo en el que se comprueba el estado del aparato reproductor y sexual femenino. Para ello, se realizan varias pruebas:

  1. Inspección visual: el ginecólogo realiza una supervisión del estado general de la vulva, la vagina y el cuello del útero mediante un espéculo vaginal.
  2. Citología: se trata de una prueba en la que se toman dos muestras del cérvix con una pequeña espátula. Estas muestras se envían al laboratorio para su análisis. El objetivo no es otro que descartar la presencia de células malignas en el útero.
  3. Ecografía: esta es la manera que tiene el ginecólogo de observar el estado general del interior del aparato reproductor femenino. Por medio de ultrasonidos se crean unas imágenes que aportan la información necesaria para el diagnóstico de posibles alteraciones médicas.
  4. Exploración mamaria: esta última prueba es vital para la detección de bultos o nódulos en los senos.

¿Cuándo se debe hacer la primera revisión ginecológica? Lo cierto, es que no tiene porqué coincidir con la primera regla de la mujer. Esta revisión es aconsejable hacerla como método de prevención a partir del momento en que se empiezan a mantener relaciones sexuales.



Periodicidad de las revisiones ginecológicas

Acudir al ginecólogo es sumamente importante. La regularidad con la que se deba proceder depende directamente de los factores de riesgo de cada mujer. Por lo general, las revisiones ginecológicas han de realizarse al menos cada dos años. Aunque lo ideal es acudir a este especialista una vez al año.

La salud femenina debe guiarse por un calendario que incluye controles médicos:

  • Al comienzo de las relaciones sexuales.
  • Con la aparición de la primera menstruación.
  • Antes del embarazo.
  • Después del embarazo.
  • Ante un aborto.
  • Antes y después de los 30 años.
  • Tras la aparición de la menopausia.
  • En el caso de padecer dolores o molestias inusuales.

Las visitas al ginecólogo deben tomarse con una medida de detención precoz de enfermedades, así como para resolver dudas relacionadas con la prevención de embarazos no deseados y ETS.

En Assegur te brindamos la oportunidad de que asegures tu salud por medio de unas pólizas hechas especialmente para ti. Pídenos información sin compromiso.

Recommended Posts

Aún no hay comentarios, envía tu comentario


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *