dormirse rápido

Descansar bien es necesario para la buena salud de las personas. La falta de sueño puede provocar alteraciones en el estado de ánimo, así como problemas físicos. Para dormirse rápido y descansar existen una serie de ejercicios. Si tu problema es el insomnio cada noche, este artículo te interesa.

Trucos para dormirse rápido y bien

Cuando se habla de salud, por lo general se hace referencia a la alimentación y al ejercicio físico. No obstante, la calidad en el sueño de una persona es fundamental para una vida saludable. Cuando las personas duermen mal su cuerpo al completo puede sufrir las consecuencias. Problemas como:

  • Ansiedad.
  • Depresión.
  • Irritabilidad.
  • Problemas de concentración.
  • Falta de agilidad mental.
  • Hipertensión.
  • Obesidad.
  • Enfermedades cardiovasculares, etc.

No es de extrañar entonces, que aquellos que no descansan bien busquen desesperadamente remedios para lograr dormirse rápido cada noche.

¿Cómo puedo mejorar la calidad del sueño?

Por suerte, existen diferentes ejercicios que pueden ayudarte a dormir mejor. Estamos hablando de los ejercicios de Krugman. Un entrenamiento somático del sueño, basado en simples movimientos al compás de la respiración. Toma nota:



  1. Sentado, con las palmas de tus manos en los muslos, respira de manera consciente. Ejerce una pequeña micropresión al inspirar, para luego soltar al espirar. Repite este movimiento durante unos minutos.
  2. Sigue sentado y coloca un cojín sobre los muslos. Coloca tus manos en el regazo. La yema del pulgar de tu mano derecha debe apoyarse en el centro de la palma de tu mano izquierda. Inspira y espira en esta posición varias veces.
  3. Túmbate boca arriba con las palmas de las manos sobre tu abdomen. Inspira y levanta un poco el pulgar. Cuando inspires permite que tu dedo vuelva a descansar sobre el abdomen. Haz este movimiento sobre el arco de tus costillas. Es decir, a la altura del estómago y en la parte superior de tu pecho.
  4. El último movimiento lo puedes realizar sentado o tumbado. Cierra la boca e inspira llevando tu mandíbula hacia arriba. Comprime ligeramente los labios y siente como asciendes hasta la parte superior de la cabeza. Al inspirar relaja la mandíbula, pero sin separar los labios. Deja que la respiración surja de manera natural y repite este ejercicio unas diez veces.

Antes de conciliar el sueño despídete del día. Evoca una sonrisa y da gracias por todo lo bueno que te ha pasado. Reconoce también aquello que te estresa y te hace sentir mal para despedirte de ello. No sientas que dormirse rápido es un trabajo forzado. Deja que el descanso llegue a tu cuerpo y descansa.

Finalmente, estudia todas nuestras pólizas para la salud y disfruta de un sueño reparador noche tras noche. En Assegur te ofrecemos servicios sanitarios ajustados a tus necesidades y al mejor precio. ¡Felices sueños!

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, envía tu comentario


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *