¿Los perros pasan frío en invierno? | Mito o realidad

¿Los-perros-pasan-frio-en-invierno-Mito-o-realidadnbsp
Tan pronto como el otoño comienza a dar señales de su llegada con el descenso de las temperaturas, sacamos la ropa de invierno para abrigarnos al salir de casa. Quienes tienen mascota, acostumbran a hacer lo mismo con ellas. Pero, ¿los perros pasan frío realmente? ¡Hoy te damos todas las respuestas!

El mito o la realidad de que los perros pasan frío

Para poder conocer si es cierto o no, es necesario comprender cómo funciona el cuerpo de este animal. Los perros son lo que se dice endotermos, es decir, que son capaces de regular su temperatura corporal para ajustarse al ambiente. ¿Y qué significa eso exactamente? Pues que sienten frío y calor igual que nosotros.
Cuando la temperatura corporal desciende, se activan aquellos mecanismos que ayudan al perro a elevarla, como por ejemplo, tiritar, que también sucede en los humanos. Se trata de un mecanismo de defensa del cuerpo al notar que la piel se está enfriando. Los receptores que tenemos en ella envían una señal al cerebro para indicarle que se necesita calor y este da una orden a los músculos para que se contraigan con rapidez. A este proceso se le conoce como homeotermia y tiene como objetivo elevar la temperatura corporal para recuperar el equilibrio térmico.
Por lo tanto, los perros pasan frío en invierno igual que nosotros. No obstante, en función de la raza su resistencia será mayor o menor. A diferencia de los humanos, están protegidos por una capa de grasa y de pelo que les protege. Esta última es doble en aquellas razas procedentes de regiones muy frías.

¿Cuál es la temperatura que puede resistir un perro?

Aunque más adelante te ayudaremos a identificar cuándo los perros pasan frío, es conveniente comprender las diferencias que hay entre unas razas y otras. Como hemos dicho, algunas están muy preparadas para soportar temperaturas muy bajas, como es el caso del Huskey siberiano, cuyo nombre ya es indicativo de su resistencia.
Son capaces de recorrer cientos de kilómetros a temperaturas de cincuenta grados bajo cero, así que si esta es tu mascota, no tendrás que preocuparte de ponerle abrigo. ¡Su pelaje es una auténtica manta! Pero además de este, incluso su masa corporal y su color están adaptados para este clima. Otras razas como el San Bernardo también toleran bien el frío.
Por el contrario, aquellas cuya capa de grasa corporal es muy fina o que tienen un pelaje muy corto son susceptibles de enfriarse con rapidez. Estas razas son el Yorkshire terrier, el chihuahua, el basenji, los dogos argentinos o los beagle. En climas fríos tendrían dificultades para sobrevivir, así que si tu perro es alguna de ellas, su pelaje es corto o tiene poca masa muscular, ¡tendrás que abrigarle al salir!

¿Cómo puedo saber si mi perro tiene frío?

Tal y como hemos explicado, cuando los perros pasan frío comienzan a temblar tal y como los hacemos los humanos. Aunque es la forma más evidente de saber si necesitan que les abriguemos, no es la única. A continuación te las dejamos para que puedas identificar que tiene frío con rapidez.

Se enrosca o se esconde

Si ves que tu perro se enrosca cuando se acuesta a dormir o que intenta ocultarse bajo un cojín o alguna prenda que hayas dejado en el sillón, es muy probable que esté pasando frío y quiera calentarse con algo. No obstante, es conveniente prestar atención al comportamiento habitual de nuestras mascotas, ya que esta nos ayudará a identificar si hace algo por costumbre o porque realmente le sucede algo.

Duerme más

Otra característica que compartimos con los perros es que tendemos a dormir más cuando descienden las temperaturas. Si por la mañana te gustaría quedarte más tiempo bajo el edredón disfrutando del calor, a tu mascota le sucede lo mismo, con la diferencia de que puede quedarse allí el tiempo que quiera.

Camina despacio

Si alguna vez te has olvidado los guantes en casa en días de frío intenso, seguramente habrás notado cómo tus dedos se van congelando y te resulta difícil moverlos con normalidad. ¡A ellos les pasa igual! Los músculos se ponen rígidos por el frío y hacen que se sientan más incómodos al andar, por lo que lo harán más despacio.

Síntomas de resfriado

Las bajas temperaturas enfrían el pecho al respirar, ya que el aire frío entra en los pulmones. Si notas que su respiración es anormal, que comienza a toser y estornudar o que presenta mucosidad en la nariz, ¡es probable que estés ante un resfriado!

Sequedad en la piel

La piel también se ve afectada por el frío, al estar permanentemente expuesta a este. Si además es una raza que presenta un pelaje muy pobre, puede llegar a resecarse y presentar escamas. Las zonas más sensibles, y que son a las que debes prestarle más atención, son el hocico o trufa, las axilas, las ingles y las puntas de las orejas.

Se refugia en zonas calientes

Si ha salido el sol y sus rayos atraviesan la ventana, y automáticamente tu perro corre a tumbarse sobre ellos, te está diciendo que necesita ayuda para calentarse. Otra costumbre muy fiable para saber si los perros pasan frío en casa es que se tumbe cerca de los radiadores.

Consejos para proteger a los perros que pasan frío

Ahora ya sabes cómo puedes averiguar si tu perro está pasando frío, tanto en casa como en la calle. Pero si no se toman medidas, de nada servirá contar con esta información. ¡Con estos consejos te ayudamos a que esté siempre calentito!

Protege las zonas delicadas

Si sabes que su trufa o las puntas de las orejas son las zonas más delicadas de su anatomía, toma la costumbre de verificarlas para identificar si se están resecando. De ser así, aplica alguna crema específica para ellos o aceites como el de coco, que puede conseguirse en cualquier supermercado y que es muy beneficio, tanto si se consume como si se utiliza para hidratar la piel o el pelo.

Ofrécele camas acolchadas y mantas

Para saber cómo proteger a tu perro del frío es tan simple como pensar en lo que a nosotros nos gusta en esta época del año. Meternos en la cama, abrigarnos con un nórdico o taparnos con una mantita cuando estamos en el sofá. ¡Pues ya lo tienes! Pon camas para que no se tumbe en el suelo y asegúrate de que son cómodas y agradables. Cuando se acueste, tápalo con una manta o déjalas extendidas sobre el sofá o tu cama para que pueda meterse debajo con poco esfuerzo. ¡Te lo agradecerá enormemente!

Ponle un abrigo para salir

Si dentro de casa tiene frío, imagina el que pasará cuando vais por la calle de paseo. Aunque estar en movimiento le ayudará a coger temperatura, no será así si te encuentras en una zona donde las temperaturas se desploman. Existen multitud de abrigos y jerséis específicos para perros. Elige siempre aquellos que resulten más cómodos, que no dificulten el movimiento y que le permitan hacer sus necesidades sin esfuerzo. 

Refuerza su sistema inmunitario

Si tu perro es mayor o tiene alguna patología que le haga vulnerable a los resfriados, puedes plantearte utilizar algún refuerzo para fortalecer su sistema inmunitario. Aunque una correcta alimentación con piensos de calidad y sin relleno es lo mejor para su salud, consulta con tu centro veterinario de confianza la posibilidad de incluir suplementos. ¡Ya sabes que prevenir es la mejor protección de la que disponemos!

Mantén tu hogar caliente

Renovar el aire de casa es una práctica recomendable tanto en verano como en invierno. Las bacterias, virus y gérmenes se van acumulando en el interior de las viviendas y lo más eficaz para que eliminarlos es ventilar bien el hogar y dejar que entre la luz solar. Puedes hacerlo después de levantarte en lo que desayunas, pero luego asegúrate de que no se quedan ventanas abiertas y que la casa no se enfría en exceso. Si debes ir a trabajar y tu perro se queda solo muchas horas, programa la calefacción para que la temperatura sea estable. 
Esperamos que estos consejos os hayan servido de ayuda, pero recuerda que para disfrutar de la mayor protección puedes contratar un seguro para mascotas con Assegur. Y si no quieres perderte ninguno de nuestros consejos, ¡síguenos en las redes sociales!

10 consells per millorar la convivència del gos i el gat

10-consells-per-millorar-la-convivencia-del-gos-i-el-gat

La convivència del gos i el gat més que una realitat és una llegenda urbana. Resoldre les rivalitats entre les dues espècies podria semblar una feina de titans. Tanmateix, fer que la convivència a la llar amb els dos animals de companyia sigui bona, no és tan complex com sembla. Tot i que la cultura popular amb l’expressió es duen com el gos i el gat ens avança que no serà una tasca senzilla. Això no obstant, tampoc és una missió impossible. Ara bé, cal reconèixer que hi ha determinats escenaris que afavoreixen la bona entesa. Per exemple, que s’hagin criat junts des de petits o que estiguin acostumats a socialitzar.

La ciència també aporta, naturalment, el seu gra de sorra per contribuir a fer que aquestes relacions siguin fluides i duradores en el temps. Així, els etòlegs, especialistes en el comportament caní i felí, si fallen les recomanacions que et donem tot seguit, et podran ajudar a millorar aquesta relació entre els dos animals de companyia. Això no obstant, pren atenció a les nostres recomanacions. Aquests deu consells t’ajudaran a millorar les interaccions i la convivència del gos i el gat.

Com aconseguir una millor convivència del gos i el gat

1. Si estàs llegint aquest contingut, probablement, o tens un gos, o tens un gat i estàs en la tessitura de decidir adoptar una nova mascota. En aquest sentit i en previsió de trobar harmonia amb el nou membre de la teva família seria molt bona idea parlar amb alguna protectora d’animals de l’àrea on vius i demanar una mascota que ja estigués acostumada a la convivència. D’aquesta manera ja tindries mig camí fet. Tot i que necessitaries aplicar els consells que t’expliquem a continuació.

2. Arriba el dia de la presentació. El primer encontre és fonamental perquè aquesta relació comenci amb bon peu. El teu rol en aquest context és molt important i has de preparar el terreny perquè les dues mascotes estiguin trenqui-les i a gust. L’espai on es troben ha de resultar còmode en els dos. El procés de coneixença ha de ser gradual. És a dir, a poc a poc. Aquí és molt important tenir una dosi enorme de paciència. Els animalets la necessitaran també per adaptar-se al nou escenari. S’han de reconèixer i també s’han d’acceptar. Així que millor anar sense pressa.

Adaptació entre les mascotes

3. Tal com hem comentat si es coneixen quan són petits és millor, però si no és el cas també hi ha altres alternatives. Si han tingut ocasió de socialitzar amb altres gossos i gats amb bones experiències no tindran cap problema en adaptar-se. Això és un petit avantatge. Pel que fa a l’adaptació entre ells, serà un factor determinant el caràcter que tinguin. Per exemple, la convivència potser més complexa si tenen el caràcter territorial o l’instint de caça molt desenvolupat. És recomanable que puguis estudiar el caràcter de les mascotes abans de preparar la primera trobada.

4. La presentació deu tenir unes pautes molt estudiades i adaptades a ells. I com hem dit abans ha de ser molt lenta perquè tingui èxit. Primer han d’estar en habitacions separades. Els has de donar a cadascú un drap amb l’olor de l’altre perquè vagin agafant familiaritat. Un cop han conegut l’olor es podran veure però de lluny. Si estan relaxats es podran conèixer d’una forma convencional. Es recomana tallar les ungles al gat i, com hem dit abans, treure al gos a passejar perquè alliberi energia. El gos és millor dur-lo amb corretja perquè no s’acosti abruptament al gat. I per cap concepte has d’obligar-los que s’acostin.

Espais essencials per les mascotes

5. Igual que les persones necessiten tenir el seu espai. És important que delimites les àrees de menjar, dormir i veure. D’aquesta forma evitaràs que sorgeixin rivalitats entre les mascotes. Recorda quan hem parlat d’aspectes com la territorialitat. Si t’avances al problema senzillament no apareixerà. Ells es trobaran còmodes en els seus espais. A més, no tindran cap símptoma d’estrès perquè no s’ha d’establir cap competició amb l’altra mascota de la casa. D’aquesta forma tens la pau i l’harmonia garantida en espais que són essencials per a les teves mascotes.

6. On col·locar l’aigua i el menjar? Enllaçant amb el punt anterior cal tenir especial cura amb aquest aspecte. En el cas del gat, l’espai habilitat per menjar i veure ha d’estar en llocs alts. No obstant això, han de ser de fàcil accés perquè no tingui dificultat en arribar. Així el gat menjarà tranquil sabent que el gos no li traurà el menjar. Tampoc s’ha de deixar que el gos s’acosti al gat mentre estigui menjant o bevent. Aquest escenari potser contraproduent pel gat perquè pot pensar que el gos és una amenaça. Aleshores, es trencaria la bona convivència.

Relacions consolidades

7. Igual que en el menjar, la bandeja d’arena del gat te que estar en un lloc tranquil. I, preferiblement, inaccessible pel gos. El gat necessita tenir privacitat per fer les seves necessitats.  Aquest espai és clau perquè no pensi que el gos envaeix la seva intimitat. Si s’aconsegueix respectar l’espai de cadascú les relacions entre les dues mascotes es consolidin sense tenir major inconvenient. S’ha de pensar que la psicologia del gat és radicalment diferent de la del gos. En aquesta conjuntura, respectar el seu plànol d’intimitat assegura que la convivència del gos i el gat sigui bona.

Necessitats cobertes

8. El gos, per contra, té altres necessitats que també tenen en consideració el respecte del seu espai perquè no es trobi amenaçat pel gat i que no el contempli com un rival amb el qual té lluitar o competir. Això no obstant, en el marc de trobar complicitats perquè el camí a la convivència sigui més fàcil, el gos necessita que es respecten les seves pautes. La rutina és essencial pel gos. De cap manera s’han de trencar els seus hàbits per l’arribada d’una nova mascota. Aquesta ruïna és important perquè el gos trobi el seu equilibri. Així estarà tranquil i, en aquest context, la relació amb l’altra mascota serà millor.

Evitar amenaces

9. Dedica temps als dos per separat, però també quan estiguin a prop teu. D’aquesta manera tindran totes les seves necessitats emocionals cobertes i no veuran en l’altre una amenaça. Una bona idea és que jugues amb ells i els dones premis i els acarones. Aquest tipus de context els farà sentir com a membres del grup. I entre ells el sentiment de competitivitat no apareixerà. Entendran que és positiu acostar-se i relacionar-se. Tot això ho has de fer amb naturalitat sense forçar en cap moment a les teves mascotes. La integració ha de ser a poc a poc i gradual. De cap manera, aconseguiràs la interacció total d’una forma instantània.

Temps d’adaptació

10. Posa èmfasi en el període d’adaptació. Tot i ser insistents, respecta cada pas dels que hem indicat perquè és bàsic per l’èxit d’una bona relació entre el gos i el gat. Aquest període d’adaptació ha de ser això. Un moment, nou pels animals en el qual a poc a poc van prenent contacte. A més d’això, aprenen a respectar-se i a respectar l’espai de cadascú. La conducta social de les mascotes és adaptable però necessiten temps. No és possible forçar la seva amistat, però si que és possible acostumar-los a conviure.

En resum, hi ha moltes alternatives i recursos per fer que el gos i el gat milloren el seu comportament i s’entenguin quan estan a casa. Tot i això, la millor recepta és deixar passar el temps aplicant aquests consells i tenir molta paciència. Cada petit avanç entre el bon enteniment de les teves mascotes serà un gran triomf per tu i per la bona convivència entre elles. Finalment, si tot això falla sempre pots consultar amb un etòleg perquè t’ajudi a trobar el punt de connexió i harmonia entre el gos i el gat. I que la convivència millori, definitivament, la convivència del gos i el gat.

En qualsevol cas, des d’Assegur t’animem a seguir gaudint de les teves mascotes. I desitgem que si tens gos i gat a casa la convivència sigui la millor possible. I no oblides consultar la nostra plana web per conèixer els nostres serveis i tot el que podem fer per tu i pels teus animals de companyia. T’esperem!

¿Cómo evitar los nudos en el pelo de mi perro?

¿Como-evitar-los-nudos-en-el-pelo-de-mi-perro
Tener animales es una responsabilidad. Sus cuidados van más allá de proporcionar alimento y bebida, así como un refugio donde protegerse de las inclemencias del tiempo y descansar. Uno de los problemas que pueden presentar algunas razas por no prestar la atención debida son los nudos en el pelo del perro. Por eso, hoy queremos contarte cómo puedes evitar que se formen y cómo ponerles remedio si ya es demasiado tarde para prevenir.

Causas de la aparición de los nudos en el pelo

El pelo no es ningún misterio para nadie. Tal y como nos sucede a los humanos, si no nos lavamos el cabello con cierta regularidad ni lo cepillamos, el resultado no es solo mal aspecto y olor, sino que además comienza a llenarse de nudos que, de no tratarse, continuarán avanzando a peor.
Algunas razas, tanto de perros como de gatos, presentan un pelaje largo que requiere de cuidados que son mayores que los que necesitan las de pelaje corto. De nuevo, funciona de manera similar a nuestro cabello; cuanto más largo, más atención requerirá para que luzca en buenas condiciones. Si además el animal presenta varias capas de pelaje, los cuidados tendrán que ser aún mayores.
Pero, más allá de que el pelaje sea largo o semilargo, ¿cuáles son las causas de los nudos en el pelo de mi perro? ¡A continuación te dejamos las principales! No obstante, en el caso de tener dudas o que, tras tomar medidas al respecto, la situación no mejore, será necesario verificar el estado de salud en un centro veterinario.

Falta de nutrientes

La calidad de los alimentos que ingerimos se refleja en el estado de la piel; en el caso de los animales, es el pelo el que muestra qué tipo de alimentación reciben. Cuando hay deficiencias en algún nutriente esencial, como por ejemplo de vitaminas o de ácidos grasos esenciales, la cantidad de pelo puede ser baja y su estado débil, lo que provoca que se formen los nudos.

Factores genéticos

Algunos animales son más propensos a tener problemas con su pelaje, pero son en particular los de pelo largo y semilargo. Sin embargo, cuanto más fino sea este, mayor será la probabilidad de que se formen nudos en el pelo del perro.

Enfermedades y tratamientos

Padecer una enfermedad puede provocar la pérdida del pelaje y los consecuentes nudos en este, al producirse un debilitamiento general de la salud del animal. Por otra parte, también algunos tratamientos repercuten en su estado, como es el caso de la quimioterapia.

Falta de cuidados

Más allá de las enfermedades y los tratamientos que puedan tener una repercusión directa en la calidad del pelaje, por lo general el principal motivo por el que se forman nudos en el pelo del perro es la falta de cuidado del mismo.
A diferencia de los animales de pelo corto que pueden prescindir de un cepillado muy regular, los que lo tienen largo necesitan mantenimiento cada pocos días. Además de los propios nudos, el polvo puede irse acumulando, y la combinación de ambos puede resultar fatal.
Por otra parte, hay que tener en cuenta también que, a diferencia de los gatos, los perros no se acicalan ni se lamen el pelaje. Esto significa que el pelo muerto no se elimina a conciencia, sino que se les va acumulando, lo que puede propiciar también los nudos.

Falta de higiene

Como hemos mencionado, el polvo se acumula entre el pelo, en mayor medida en aquellos perros con el pelo rizado. Pero además de polvo, la piel muerta y otras partículas también se van quedando en la superficie. Para retirarlas, es necesario bañar al perro con cierta regularidad, así se evitará la suciedad y el mal olor, pero también la propensión a que se formen nudos en el pelo del perro.

¿Cómo evitar que se formen los nudos en el pelo de mi perro?

Ahora que ya sabes por qué se forman los nudos en el pelo del perro, resulta más sencillo tomar medidas al respecto para mantener el pelaje en buenas condiciones. Ten en cuenta que las razas de pelo largo no suelen soltar pelo; por lo tanto, el cúmulo de este sobre la piel provocará que se acabe enredando. ¡Pero es algo que se puede solucionar!
Si tienes en cuenta las causas de esta problemática, lo que debes hacer para evitar que se formen nudos es tomar las debidas precauciones, como las que te dejamos a continuación:

Cepilla a tu perro con regularidad

Es difícil establecer una pauta específica con respecto al cepillado. Por ello, lo mejor es ir probando la frecuencia hasta dar con la que necesita tu perro. Puedes comenzar con un cepillado una vez a la semana, y en el caso de que no fuera suficiente para evitar los nudos en el pelo del perro, aumentar la regularidad a varias veces por semana e incluso a diario.

Dale un baño

Hay algunas razas que disfrutan enormemente dentro del agua y que entran en esta por voluntad propia. Sin embargo, otras son más reacias al baño. Sea cual sea la personalidad de tu perro, es importante lavarlo con cierta regularidad. Una vez al mes podría ser adecuado, pero te recomendamos consultar con especialistas para que te informen sobre la raza específica de tu perro y sus condiciones.

Compra pienso de calidad

El hecho de que a tu perro le gusta el pienso que le das no significa que la calidad sea buena. Tal y como sucede con nuestra alimentación, por lo que general la comida basura tiene un sabor más atractivo que la saludable.
Los piensos que se venden en los supermercados suelen contener subproductos y derivados de la carne, que distan mucho de contener los nutrientes adecuados que necesitan para disfrutar de una buena salud. Incluso algunas marcas de veterinario que se promocionan a precios muy elevados, también contienen lo que se conoce como “relleno”.
Aprender a leer las etiquetas del pienso para perros y apostar por aquellos con más ingredientes naturales y menos derivados es fundamental para proporcionar al animal todos los nutrientes esenciales que necesita.

Incluye suplementos

Si la alimentación que sigue el animal es la correcta, no será necesario incluir suplementos especiales. Sin embargo, a determinadas edades, si está siguiendo algún tratamiento o si presenta alguna enfermedad, sí puede ser interesante apostar por complementos nutricionales. Estos, no solo le ayudarán a mejorar su salud, sino que también cuidarán su pelaje para evitar los nudos. Aceites como el de hígado de bacalao o vitaminas son los más comunes.

¿Y qué hago si mi perro tiene nudos en el pelo?

Si ya es demasiado tarde para evitar los nudos y lo que necesitas es eliminarlos, lo único que puedes hacer es intentar desenredarlos con tus manos o bien utilizando cepillos específicos. Los de cerdas suaves resultan menos dolorosos para el animal, aunque siempre se recomienda humedecer el pelo antes de proceder con el cepillado.
Cepilla el pelo por secciones y ve cogiendo mechones de pequeño tamaño, desde los que están más cerca de la punta y avanzando hacia el interior. Debes cepillar cada nudo varias veces, alternando entre varios que no cansar la zona. Pero si ves que aun así el pelo no desenreda, quizás debas optar por cortarlo. También puedes llevar al animal directamente a una peluquería canina, allí sabrás las técnicas que deben usarse y serán más eficaces para desenredarlos.
Otros trucos que pueden servirte son los sprays desenredantes y los acondicionadores para el baño. También, los peines con dientes de metal son útiles para los perros de pelo muy fino. En cualquier caso, para no estresar al animal o causarle molestias innecesarias, no pretendas solucionar el problema de una sola vez.
Procura ir progresivamente y premiar a tu perro tras cada sesión. De este modo, estarás creando un refuerzo positivo y asociará el cepillado con las golosinas, lo que contribuirá a que se relaje y se porte bien.
¡Ahora ya sabes la respuesta a cómo evitar los nudos en el pelo de mi perro! Pero no esperes a que se presente el problema y opta siempre por la prevención.
Y si no quieres perderte consejos prácticos como este, ¡no te olvides de seguirnos en las redes sociales!

Descobreix les 17 platges per a gossos a Catalunya

Descobreix-les-17-platges-per-a-gossos-a-Catalunya

Quantes platges per a gossos coneixes a Catalunya? Quan arriben l’estiu i la calor, tots comencem a pensar en anar a la platja en família, però no totes les platges permeten l’accés a les mascotes durant tot l’any. És per això que avui et parlem de diverses platges a Catalunya on podreu portar les vostres mascotes durant els mesos d’estiu, on podreu gaudir d’unes vacances en família, envoltats d’uns paisatges espectaculars, i on els vostres gossos podran gaudir saltant, corrent i jugant amb altres mascotes.

 

Platges per a gossos a la província de Girona

Són vàries les platges per a gossos que podem trobar a la província de Girona. En parlem a continuació.

 

1. Platja de les Barques

Aquesta platja petita, situada a Colera, és perfecte per anar a passar estones tranquil·les en família amb les mascotes. És una platja de sorra i grava, situada a poca distància del centre urbà de la ciutat.

 

2. Platja de Sant Jordi

Es tracta d’una cala de Llançà que té uns 500 metres quadrats on els gossos poden gaudir de la calma i tranquil·litat de la zona. Està situada en una zona urbanitzada, i és possible accedir-hi al llarg de tot l’any.

 

3. Port de la Vall i la Platja de la Ribera

Port de la Vall és una de les dues platges de Port de la Selva on és possible gaudir del bon temps i de la tranquil·litat de la platja amb gossos. Aquests poden accedir a l’últim tram de la zona, en direcció a Llançà. L’altra platja de la zona on també és possible accedir amb gossos és la Platja de la Ribera.

 

4. Platja de la Rubina

Aquesta platja forma part del Parc Natural dels Aiguamolls de l’Empordà, i és coneguda per haver sigut la primera platja de tot l’estat en permetre l’accés a gossos. És una zona on sovint bufa el vent, i per tant les temperatures són ideals perquè les mascotes no passin massa calor. Disposa de diversos serveis per a gossos, i tant la seva sorra fina com el color de les seves aigües fan d’aquesta platja un lloc ideal on passar les vacances d’estiu en família.

 

5. Platja Rec del Molí

Situada a l’Escala, la Platja Rec del Molí és una cala petita que està molt a prop del centre de la ciutat i de les ruïnes d’Empúries. És una cala de 370 metres de longitud i de sorra fina. És un lloc molt tranquil en una zona perfecte per a les persones que volen estar envoltades de natura i calma.

 

6. Platja de Griells

A l’Estartit podem trobar la Platja de Griells, un espai d’uns 600 metres quadrats que es troba molt a prop d’un càmping i que està habilitat per a gossos. Sens dubte, es tracta d’una de les millors platges d’aquesta zona no només pels colors que l’envolten, sinó també per la vista a les Illes Medes, situades a poca distància de l’Estartit.

 

Platges que accepten gossos a Barcelona

Barcelona és una ciutat on es poden fer un munt d’activitats amb gossos. Hi ha moltes zones d’esbarjo per a gossos, locals pet-friendly i comerços on es permet l’entrada a mascotes. Pel que fa a les platges, a continuació parlem de les més destacades.

 

7. Platja de la Conca

A Malgrat de Mar trobem la Platja de la Conca, un lloc ideal per a famílies que volen gaudir d’un dia de platja amb la seva mascota. La zona que està adaptada per a gossos és de 1.200 metres quadrats, i hi ha un aforament de 150 persones. És una platja d’aigua clara i sorra fina on trobareu dutxes per als gossos, i està situada prop de bars, restaurants i comerços. Cal destacar que hi ha un límit màxim de dos gossos per persona, a excepció dels gossos potencialment perillosos. En aquest cas, el límit és d’un gos per persona.

 

8. Platja Masnou

El Masnou és una platja canina del Maresme que consta d’uns 400 metres de superfície. Està situada entre Can Teixidor i Montgat.

 

9. Platja de Llevant

La Platja de Llevant consisteix en un espai habilitat fa anys per l’Ajuntament de Barcelona on les famílies poden gaudir del sol i la platja acompanyats de les seves mascotes. Hi ha un aforament màxim i cal mantenir sempre la distància de seguretat; la zona compta amb un servei de neteja, i es duu a terme un control del xip de les mascotes. És una platja de sorra fina, i la zona permet l’entrada als gossos durant els mesos d’estiu.

 

10. Cala Vallcarca

Aquesta cala petita de Sitges, situada a prop d’una zona industrial i de diverses zones verdes, també permet l’entrada a gossos. Està força aïllada, i té uns 65 metres de llargada.

 

11. Platja de les Salines

Al centre de Cubelles trobem la Platja de les Salines, una zona de sorra fina on, tot i no trobar-hi equipament especial per a mascotes, els gossos poden gaudir en qualsevol moment de l’any. Situada al costat d’una central tèrmica, és una de les platges per a gossos més populars de la zona, i no té cap mena de restricció pel que fa als horaris.

 

Platges on anar amb gossos a Tarragona

A la província de Tarragona, a més de molta història i llocs impressionants on anar a passar les vacances, també trobem diverses platges on anar amb els gossos. A continuació en parlem.

 

12. Riera d’Alforja

La Platja de la Riera d’Alforja es troba a Cambrils i consisteix en un tram situat entre el passeig de les Palmeres i un bosc petit. És una platja de sorra i pedra, així que cal anar amb compte.

 

13. Platja Punta del Riu

La sorra fina i un mar tranquil són les característiques principals de la Platja Punta del Riu, situada a Mont-roig del Camp. Aquesta zona de platja està situada a la desembocadura del riu Llastres, i és ideal par anar a passar el dia amb les mascotes.

 

14. Cala del Cementiri

A l’Ametlla de Mar trobem la Cala del Cementiri, de dimensions molt petites, ja que té, aproximadament, uns 20 metres de llargada. És una cala molt pedregosa, motiu pel qual a vegades, per a alguns gossos, pot ser complicat accedir-hi. És una zona poc urbanitzada, però ideal si el que busqueu és calma i tranquil·litat.

 

15. Platja Bon Caponet

La Platja de Bon Caponet és de característiques semblants a la Cala del Cementiri: situada a l’Ametlla de Mar, aquesta zona de platja pedregosa està formada per uns 50 metres, i és un lloc molt tranquil on anar a passar el dia envoltats de la natura.

 

16. Platja de la Bassa de l’Arena

Si busques una platja a Tarragona on poder anar amb els gossos qualsevol època de l’any, la Platja de la Bassa de l’Arena, al Delta de l’Ebre, és una bona opció. Aquesta platja, que destaca per les seves aigües tranquil·les i la seva sorra fina, està aïllada, és molt ampla i està envoltada d’espais naturals fascinants.

 

17. La Platjola

Aquesta platja té uns 300 metres de longitud, i és bastant estreta. Permet l’accés de tots els gossos, és considerada una platja verge, i és un lloc perfecte on gaudir de la natura. És una opció perfecta per a la gent que vulgui descobrir Alcanar, un municipi amb moltes zones naturals on es pot fer senderisme, i amb diversos monuments d’interès artístic o històric.

 

Et recordem que la normativa pel que fa a l’accés a les platges per a gossos canvia i s’actualitza constantment. Hi ha platges que només accepten gossos durant uns mesos concrets de l’any, altres que només accepten gossos censats a l’ajuntament d’aquell municipi.

 

Per aquest motiu, si vols anar a passar el dia a la platja amb el teu gos, abans cal que t’informis sobre les normes vigents i sobre les possibles restriccions de cada zona o platja. A més, recorda que la calor i estar exposats a més hores de llum són, entre d’altres, factors que poden afectar el comportament dels gossos durant els mesos d’estiu. Cal tenir cura de les nostres mascotes en tot moment, ja que poden passar-ho malament debut a les altes temperatures. Per això, si vols estar sempre tranquil, sigui a casa o durant un viatge familiar, la nostra assegurança per a mascotes és l’opció ideal.

¿Qué comportamiento tienen los perros en verano?

¿Que-comportamiento-tienen-los-perros-en-verano

Los perros en verano se comportan de forma diferente a otras estaciones porque tiene sus particularidades. El calor, la gran cantidad de horas de luz, las vacaciones y pasar un mayor tiempo con ellos son algunos de los factores que influyen en estos cambios en su forma de ser. Muchos de ellos pueden resultarnos muy diferentes, pero tienen su sentido.

¿Cómo se comportan los perros en verano?

El cambio de estación propicia ciertos comportamientos que antes no tenían. Algunos son inocuos y lógicos si los relacionamos con la situación. Otros pueden esconder una patología subyacente y es mejor conocerlos en profundidad para descartarlos. Todo lo que hagan debe tener su razón. Vamos a ir, uno por uno, desgranando el por qué ocurre, cuándo es normal y cuándo no. También te daremos algún consejo para mitigar alguno de los comportamientos que tienen los perros en verano y que son algo dañinos.

El perro se rasca más

Este comportamiento no está asociado al verano sino a dos situaciones que se pueden dar o no con más frecuencia en verano. Las dos causas más habituales son:

  1. Muda de pelo. En ocasiones, los perros mudan el pelo en verano. Depende de la raza, el tipo de pelo y con qué frecuencia se realice un cepillado. Por lo general solo hay dos mudas (primavera y otoño), pero debes consultar tu caso particular para saber si se trata de un perro con cuatro mudas. Si tu mascota está mudando el pelo y no se están tomando medidas puede que se rasque para que esos pelos sobrantes caigan al suelo con más facilidad. La muda veraniega es para quitarse el pelaje más denso por uno más fino. Puede hacerlo con las patas o restregándose contra el mobiliario. Vigila que esta sea la razón y que notes más pelo en su zona de dormir o los sofás.
    Consejo: cepilla a tu perro cada día para retirar todo el pelo que le pueda molestar.
  2. Infestación por pulgas o garrapatas. El verano es la estación más propicia para que los insectos trepen por el pelo del animal y lo infesten. En el caso de las pulgas el picor será mayor, ya que no solo habrá una sino varias que seguirán intentando reproducirse. Para eliminarlas se puede utilizar un champú especializado. Si hablamos de garrapatas la cosa cambia, puesto que son muy peligrosas. Se meten en el pelo y muerden la piel del perro y le chupan la sangre. Para retirar la garrapata se debe hacer con conocimiento o el parásito podría liberar toxinas al torrente sanguíneo del animal. El perro se rascará una zona concreta indicando el lugar en el que está. Se suelen encontrar en la zona de las orejas tras haber paseado por zonas de hierba alta. Evitar parques es una forma de evitar este problema. También se debe revisar a los perros en verano tras el paseo.
    Consejo: ten pendiente el calendario de desparasitación con pastilla que recomienda el veterinario. Consulta el uso de pipetas y collares antiparasitarios.

Nuestra mascota come menos

El verano y el incremento de temperatura consigue una menor apetencia en los animales. También ocurre con las personas y ellos no pueden ser menos. El exceso de calor quita el hambre a los perros en verano, ya que les incomoda y es una sensación predominante en el día a día. Eso también se debe a que realizan menos ejercicio de lo normal. Los paseos son más cortos y espaciados en el tiempo debido a que hay horas en las que no pueden pisar la calle. Cuanta menos energía gastan menos energía requieren, y eso se ve en su cuenco más lleno de pienso de lo normal.

El consejo que te damos es que no fuerces a tu perro a comer más cantidad. Si no lo está haciendo es porque no lo necesita. Puedes probar con premios o alguna comida que le guste más si sientes que apenas prueba bocado, pero sin forzar. El animal deberá acercarse y tomarlo si quiere. Si no come absolutamente nada sí que sería preocupante. Debes comprobar que esa inapetencia de los perros en verano esté causada por el calor y no debido a una patología subyacente. Cuando los perros no comen suele ser una alerta de que algo va mal. Consigue bajar la temperatura de tu hogar para ver si tu perro se espabila más y vuelve a tener más apetito.

Cambio en sus rutinas y horarios implementados

La estación estival conlleva más luz en el día, por lo que anochece más tarde. Esto es algo que los perros en verano no entienden debido a que su reloj interno se guía por la cantidad de luz. Por lo que puede que se despisten un poco de sus rutinas. Si tu animal está acostumbrado a pedirte la comida o salir a ciertas horas, en verano quizá se equivoque. Esta desorientación se da al principio y al fin de la estación.

Para acostumbrar al perro al cambio de la luz lo ideal es dejar que entre algo de luz de la calle. Es muy típico el querer aislarnos de los rayos del sol con persianas y cortinas para evitar así el calor, pero el perro quedará confuso en esa penumbra creada. También se deben dar paseos más largos aunque sea por la sombra y a horas más cercanas a la noche. Así notará que el sol está más o menos alto y cuantas horas de luz quedan.

Está más asustadizo

Dependiendo en la región en la que vivas puede haber más o menos tormentas, pero las que suelen darse en verano son tropicales. Y esto significa que las tormentas suelen ser eléctricas, las lluvias torrenciales y los vientos huracanados: es decir muy fuertes. Los perros huelen el ambiente y lo notan mucho antes de que suceda. Este poder meteorológico que poseen, por desgracia, solo consigue que aumente su ansiedad y su miedo, puesto que pasan más tiempo sufriendo. Los rayos y los relámpagos son los sonidos que más detestan en general los perros en verano debido a que los oyen mejor que nosotros gracias a sus desarrollados oídos. El repiqueteo del agua contra los cristales también les hace esconderse.

Intenta hacerle un refugio en el que se sienta cómodo para evitar el estrés que les supone. Les gusta estar resguardados, a oscuras y con el menor ruido posible, es decir, lejos de la ventana. Prepáralo todo con anterioridad a que sienta ansiedad. Si tu perro se pone demasiado estresado siempre puedes recurrir a medicación para evitarlo. Tu mascota no tiene por qué sufrir y no se acostumbrará con el tiempo. Es su instinto de supervivencia el que lo provoca.

Perro vago o apático

¿Crees que tu perro está triste? ¿Le notas más parado? ¿Se pasa el día tumbado en el suelo sin hacer nada? ¿Crees que duerme demasiado? Es normal que la energía de los perros baje con el calor. Si tu perro está aprovechando el fresco del suelo para estar tirado a gusto, probablemente tú también lo estés haciendo en el sofá. Los perros no tienen glándulas sudoríparas para sudar como nosotros, y su temperatura basal es más alta que la nuestra ya de por sí. Es lógico que los perros en verano no tengan tantas ganas de jugar, correr y saltar. Cuanto más calor haga más echado en el suelo verás a tu animal. Separará las patas más y buscará que su hocico esté más fresco.

Para ayudarle debes conseguir que la temperatura de la habitación sea más fresca. Puede que siga sin jugar tanto, pero modificará su postura y estará más a gusto.

Si vives en una casa con piscina puede bañarse en la piscina. Incluso darle un baño con la manguera en el jardín será agradecido para refrescarse. Notarás como vuelve a la vida y deja de echar la siesta. Hay múltiples actividades que hacer con los perros en verano. No te conformes con quedarte dentro evitando el sol.

Desde Assegur te sugerimos que, a pesar de tomar todas las precauciones posibles con los perros en verano, te hagas con un seguro para mascotas. Los golpes de calor son muy graves, así como otros problemas como la infestación de garrapatas o la quemadura de sus almohadillas. Los accidentes ocurren y es mejor estar preparado.

¿Qué es la leishmaniasis? | Protege a tu perro

¿Que-es-la-leishmaniasis-Protege-a-tu-perro

¿Qué es la leishmaniasis canina? En el argot familiar se la conoce como el síndrome de inmunodeficiencia canina y por eso se dice que los perros que la contraen son seropositivos. Es una enfermedad transmitida por ejemplares hembra de la mosca de la arena. Por lo general afecta a animales, pero, de manera secundaria, puede afectar a humanos. La infección de manifiesta de formas muy diferentes de un perro a otro. Y puede ser tan leve que se cure espontáneamente o tan grave que conduzca a la muerte, si no se adoptan el tratamiento y la terapia adecuados.

Una vez contraída la enfermedad, rara vez se logra una cura total y es frecuente que el perro deba volver a tratarse más de una vez. La vacunación asociada al uso de insecticidas tópicos es sin duda la forma más eficaz de prevención y control de la enfermedad.

Ahora que ya sabes a grandes rasgos qué es la leishmaniasis, aprendamos un poco más sobre ella para proteger mejor a nuestros mejores amigos.

¿Qué es la leishmaniasis en realidad?

Más que una enfermedad, la leishmaniasis es un grupo de enfermedades producidas por la invasión de parásitos del género Leishmania, en concreto por la mosca de la arena hembra. Y afecta a mamíferos. Sobre todo a perros, pero también a humanos y roedores, entre otros.

Se transmite principalmente por las actividades hematófagas de los insectos; es decir, que estas moscas transmiten la enfermedad al alimentarse de la sangre de perros y personas. Como en otras enfermedades transmitidas por mosquitos, al introducir la trompa en la piel para succionar la sangre, se inocula la enfermedad. La leishmaniasis está presente en al menos 98 países y 3 territorios en los 5 continentes.

Aproximadamente 70 especies de mamíferos, incluidos los humanos, pueden padecer esta enfermedad, pero la infección es más común en perros y roedores. Al contrario que en otros ciclos parasitarios, los científicos no saben hasta qué punto el anfitrión es necesario para que el parásito se reproduzca.

Pero ¿qué es la leishmaniasis en lo que se refiere a sus síntomas? La verdad es que las moscas de arena causan una amplísima variedad de problemas. Desde la leishmaniasis cutánea autocurativa hasta la leishmaniasis visceral diseminada, que es mortal. Entre las formas clínicas de la enfermedad, la kala-azar o leishmaniasis visceral es la más grave y progresiva, ya que casi siempre es mortal si no se trata.

El número y la intensidad de los síntomas vienen determinados por un conjunto de factores que tiene que ver con la cepa del parásito, la genética y el estado inmunológico del huésped. Por eso, algunos perros consiguen controlar la infección durante muchos años, sin que aparezcan síntomas, y en ocasiones pueden incluso evolucionar a una curación espontánea. Por otro lado, algunos perros infectados pueden presentar una evolución aguda y una enfermedad grave, o un curso progresivo que conduce inexorablemente a la muerte, si no se adopta una terapia adecuada.

¿Qué es la leishmaniasis? ¿Cuáles son sus síntomas?

El diagnóstico clínico de esta enfermedad es complejo, ya que casi el 50% de la población canina afectada no presenta síntomas reconocibles. Además, cuando los perros están enfermos, manifiestan un espectro clínico variable e imprevisible. De hecho, la leishmaniasis es una enfermedad crónica y multisistémica que puede afectar a cualquier órgano.

Los síntomas pueden estar presentes desde tres meses hasta varios años después de que los perros se infecten y pueden concretarse en:

  • linfadenopatía, que afecta principalmente al poplíteo, ganglios linfáticos y submaxilares
  • Las anomalías dermatológicas se producen más tarde y son frecuentes y variables tanto por sus características como por extensión.
  • La enfermedad renal puede ser la única manifestación clínica de la leishmaniasis y puede progresar desde los grados más leves hasta enfermedad renal en etapa terminal. La insuficiencia renal crónica es un resultado grave de la progresión de la enfermedad y es la causa más común de muerte.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad?

Existen dos sistemas que contribuyen al establecimiento de un diagnóstico, pronóstico y tratamiento más precisos, pues agrupan a los perros afectados según la gravedad de la enfermedad

  • En el sistema LeishVet, la enfermedad se clasifica en cuatro etapas de evolución según la exploración física y asociada con los niveles de anticuerpos: [Etapa I: enfermedad leve; Estadio II: enfermedad moderada (Subestados A y B); Estadio III: enfermedad grave; Estadio IV: enfermedad muy grave]
  • El Sistema del Grupo de Trabajo de Leishmaniasis Canina clasifica a los perros en cinco etapas según el estado clínico y asociado con el diagnóstico serológico y parasitológico y anomalías clínico-patológicas: [Etapa A: perros expuestos; Etapa B: perros infectados; Estadio C: perros enfermos (perros con leishmaniasis clínicamente evidente); Estadio D: perros gravemente enfermos; Estadio E: no responde al tratamiento o recaída temprana]

¿Son algunos perros más susceptibles que otros?

Los mecanismos inmunitarios responsables de la resistencia o vulnerabilidad a la infección aún no se conocen bien. La eficacia de la respuesta inmune es un aspecto fundamental en el desarrollo y la progresión de la enfermedad, pero los científicos aún no tienen datos concretos.

Parece que algunas razas, como Bóxer, Cocker Spaniel, Rottweiler y Pastor Alemán, son más vulnerables a la leishmaniasis y que esto está relacionado la cadena genética. De la misma manera, pero en sentido contrario, el sabueso ibicenco es más resistente a la enfermedad.

La mayor tasa de infección en las razas de perros de trabajo se debe posiblemente a un mayor tiempo de contacto con el insecto transmisor en ambientes de exterior. Aunque no acuerdo sobre este punto, la longitud del pelaje probablemente puede influir en el riesgo de infección, ya que es una característica que varía mucho entre las razas caninas. En resumen, parece que las posibilidades de contraer la infección por Leishmania son menores en las hembras de raza mixta, con pelo largo, mantenidas y criadas en interiores sin la presencia de un entorno verde cercano a la casa.

¿Qué es la leishmaniasis? ¿Es posible prevenirla y controlarla?

Teniendo en cuenta que la picadura del la mosca de la arena es la vía de transmisión más importante de la leishmaniasis, las medidas de control de la infección deben centrarse principalmente en prevenir el contacto con el insecto transmisor. Esto puede lograrse a través de barreras físicas (mallas finas en ventanas y perreras), barreras químicas (repelentes), o manipulación (evitando la exposición al crepúsculo, etc).

El problema es que estas medidas, aunque ayudan a prevenir, no garantizan en absoluto que el perro no vaya a contraer la enfermedad. El animal aún necesita poder responder al desafío de la infección causado por las picaduras por sí mismo. Y su respuesta inmune debe conseguirse a través de la vacunación. O, como última alternativa, por medicamentos quimioterapéuticos, que pueden estimular el sistema inmunológico para ayudar a combatir las infecciones.

Productos

Los productos repelentes disponibles para prevenir la leishmaniasis contienen piretroides sintéticos (deltametrina, permetrina o flumetrina). Solos o en combinación con otros insecticidas, lo que muestra un efecto sinérgico sobre los insectos. El efecto de protección contra las moscas de arena después de su uso puede variar de 2 a 4 semanas en formulaciones puntuales a 4 a 8 meses en collares de PVC impregnados (Scalibor® y Seresto®), que deben usarse tanto en perros infectados como no infectados.

Vacunación

La vacunación es una herramienta reciente para los dueños de mascotas y, desafortunadamente, las vacunas comerciales disponibles tienen una baja eficacia protectora de aproximadamente 68-71% (Canileish® 68,4%; Leish-Tec® 71%).

No hay evidencia científica de que el sacrificio de perros que hayan dado positivo en leishmaniasis pueda reducir la incidencia de la enfermedad. En los países en donde esta medida se ha aplicado, ha sido un rotundo fracaso. Por ejemplo, en Brasil, algunos países del este de Europa y Asia Central. Por tanto, podemos concluir que la vacunación, en combinación con los insecticidas, es la mejor forma de prevenir la leishmaniasis.

Sabemos que este artículo puede resultar impresionante, pero las cuestiones de salud que afectan a nuestras familias deben tomarse en serio. En Assegur somos conscientes de que las mascotas son parte de la familia amplia. Quizá no vayan a la universidad, ni hablen en nuestro mismo idioma, pero nos acompañan y nos dan cariño cuando lo necesitamos. De la misma manera, nosotros queremos ofrecerte la cobertura que necesitas para cuidar de los tuyos. ¿Has visto ya las coberturas de nuestras pólizas de vida? Hazlo y, si tienes alguna duda, ponte en contacto con nosotros. Estaremos encantados de darte las soluciones que necesitas para ti y para los tuyos.

¿Por qué un perro puede perder el apetito?

¿Por-que-un-perro-puede-perder-el-apetito

 

Un perro puede perder el apetito por una serie de razones que van desde algo leve a una enfermedad grave. Para no preocuparnos en exceso, debemos conocer todas y estar atentos a más señales que nos dará nuestra mascota. Además, siempre hay un contexto y unos tiempos que deben interpretarse. De nada vale la alarma ante una situación excepcional de un día.

Razones por las que un perro puede perder el apetito

De leves a más graves te iremos contando cuáles son los motivos por las que el perro ni pide comida ni toca la que tiene en su cuenco.

Desconfianza

Si acabas de adoptar a un perro es lógico que desconfíe. Dependiendo de su historia vital tardará más o menos. Si este es el caso, no significa que esté enfermo. Según pase el tiempo y esté más hambriento, comerá. Puedes probar a darle una comida más sabrosa que el pienso, ya que no hay motivo para que esté hambriento mucho tiempo.

Cambios bruscos

Cuando hay un evento de gran importancia, los perros pueden estresarse y estar alerta. Por ejemplo, las mudanzas o lo viajes largos pueden causar que los perros dejen de comer. Cuando se cambia el lugar en el que el animal siempre está se siente inseguro y con ansiedad porque no comprende por qué ha ocurrido y si va a ser reversible. Es por eso que deje de tener apetito y no quiera comer. Esto también ocurre cuando el animal deja de ver a una persona importante en su vida. Se pone triste y eso hace que no coma.

Llamada de atención

No hacer algo que debería y que esperas también es una forma de comunicación de tu perro. A todos los dueños les parece raro que no quieran comer. Y eso te hará pensar en esa necesidad y otras. Quizá se haya cansado de su pienso de siempre y quiera otro. Puede que sea que quiere comer lo mismo que tú.

Patologías graves

Por desgracia, un perro puede perder el apetito también por una enfermedad grave. Puede ir desde una gastroenteritis que requiere visita al veterinario como un cáncer grave inoperable. De ahí que tengas que tener en cuenta la edad del animal, si ha habido un cambio, si le sigue gustando su comida o echa de menos a alguien.

Cómo actuar cuando el perro puede perder el apetito

No debes forzar a tu perro a comer o enfadarte con él. No puede explicarte sus motivos, pero tú puedes intentar entenderle. Además de darle tiempo para que el hambre vuelva, se le ha de dar espacio. De nada sirve estar junto a su bol de comida vigilando. Se sentirá presionado y no le parecerá normal.

A pesar de que el pienso es lo mejor que puede comer, puedes probar con otro tipo de carnes que le resulten más apetitosas.

 

Para que los accidentes y los problemas no sean de más gravedad puedes contratar un seguro. Desde Assegur te ofrecemos de distintos tipos. Contáctanos para saber más.

Cosas a tener en cuenta antes de adoptar una mascota

Cosas-a-tener-en-cuenta-antes-de-adoptar-una-mascota

 

Antes de adoptar una mascota debes tener en cuenta muchas cosas, ya que es un gran compromiso a largo plazo y supone, ante todo, responsabilidad. Las protectoras suelen entregar a las mascotas con las vacunas y la esterilización realizada, pero a partir de ahí es cosa del nuevo dueño. Tú. Investiga e infórmate bien.

Antes de adoptar una mascota deberás comprar todas las cosas que cubren sus necesidades

Las mascotas necesitan un lugar en el que dormir, comida que comer, juguetes con los que jugar y limpiadores para ellas o sus refugios. Esta inversión económica debe realizarse previa a la llegada de la mascota al hogar. Es decir, debes hacer un hueco en tu casa para cuando llegue el animal y no después. Esto, además, supone informarse de sus requerimientos. Una casa, una jaula o un cojín son básicos como lugar de descanso. La comida debe estar adaptada a su edad, y, cuando conozcas más a la mascota, a sus gustos. Los juguetes son necesarios porque todos los animales requieren de entretenimiento.

Debes de tener tiempo para ella ahora y en el futuro

Adoptar una mascota es comprometerse a largo plazo. Dependiendo del animal serán más o menos años. La media de vida de un perro o un gato son 15 años, por ejemplo. Cuando se habla de tiempo se habla tanto del día a día como de vacaciones. Cada día se tiene que dar de comer a la mascota, entrenarla, jugar con ella, formar un vínculo, acariciarla y, en algunos casos, sacarla. Además, no puedes tomarte unas vacaciones de ella a no ser que cuentes con un amigo que te haga un favor o busques un hotel mascotas.

Antes de adoptar una mascota entiende que tu situación vital puede cambiar

No son pocos los pisos de alquiler que no permiten mascotas. Puede que en tu actual casa si puedas, pero quizá la siguiente no. Es algo a tener en cuenta antes de adoptar porque puede cerrar puertas y suponer un problema a la hora de mudarse.

Las mascotas enferman y tienen accidentes

Al igual que las personas, al adoptar una mascota adquirimos el compromiso de cuidarla. Los animales tienen su médico especialista y estos son los veterinarios. La seguridad social es algo que cubre a las personas, y, por tanto, cada visita de la mascota al veterinario será diferente. Se pagará por el tiempo del veterinario, así como cualquier tratamiento, operación y vacuna. Las cantidades que se deben pagar son justas, y uno se debe acostumbrar, ya que cualquier ser vivo puede tener un accidente o enfermar.

 

Tener un seguro para mascotas hará que las preocupaciones por accidentes o enfermedades que pueda tener sean menores. Echa un vistazo a la cobertura de nuestra póliza para entender por qué quedarías tan tranquilo.

¿Con cuántos meses puedo sacar a mi cachorro a pasear?

Si has adoptado a un perro y te preguntas a qué edad puedo sacar a mi cachorro a pasear, ¡hoy te damos todas las respuestas! Ten en cuenta que además de por la salud del perro, se trata también de cumplir con las propias normativas.

Por qué debo esperar para sacar a mi cachorro a pasear

El motivo por el que no se debe sacar a los cachorros a pasear es porque quedan expuestos a multitud de parásitos y enfermedades, que en algunos casos, pueden llegar a ser letales para ellos. Además, algunas, como la rabia, por ser una zoonosis puede contagiarse también a los humanos, de ahí que la propia ley obligue a seguir un calendario de vacunación.

En el caso de los perros, las vacunas que deben ponerse actúan contra el moquillo, la hepatitis, el parvovirus, la leptospirosis, la parainfluenza y, como decíamos, la rabia. Entre las seis y las ocho semanas de vida puede comenzarse con las primeras dosis. La segunda tiene lugar a las nueve semanas, aunque todo depende de cuándo recibió la anterior, ya que suele dejarse un margen de unos quince días por medio.

Al tratarse de cachorros, su sistema inmune aún no está completamente desarrollado, por lo que las vacunas deben suministrarse de manera paulatina y con los refuerzos pertinentes. Estos últimos se producen a las doce semanas.

A partir de este momento, es decir, a los tres meses cumplidos, ya podrás comenzar a sacar a tu perro de paseo. Por su propia seguridad, te recomendamos que no lo lleves suelto, salvo que te encuentres en una zona cerrada o con seguridad. En cualquier caso, colocarle el chip antes de su primera salida permitirá que en el caso de desaparecer, cuando alguien le lleve a un veterinario podrán dar contigo. Y si quieres ahorrarte dolores de cabeza, contrata también un seguro para mascotas como el de Assegur.

Otros cuidados importantes al salir de paseo

Las visitas al veterinario no solo nos sirven para saber cuándo sacar a mi cachorro a pasear, sino que también podemos aprender pautas y otros consejos para velar por la seguridad del animal. Aunque tu nuevo amigo ya esté vacunado, debes tener cuidado de que no coma plantas, objetos o alimentos que encuentre en el exterior.

Por otra parte, la relación con otros perros también debe quedar limitada, siempre y cuando no tengas la garantía de que también tienen todas sus vacunas al día. La socialización con personas y perros es imprescindible para que se desarrolle correctamente, pero siempre es preferible tomar estas precauciones, al menos hasta que se haya convertido en un adulto y su sistema inmune se haya fortalecido.

La inmunidad se adquiere a partir de los 5 meses, lo que significa que será en ese momento cuando estará completamente protegido. Como último consejo, puedes comenzar sacándolo a la calle en brazos o en algún bolso, siempre y cuando su tamaño lo permita. Así, harás que se sienta seguro mientras se va acostumbrando a los ruidos del entorno. Luego, ve aumentando la duración de los paseos hasta crear vuestra rutina.

¿Eres amante de los animales? ¡Entonces sigue todas nuestras noticias en las redes sociales!

¿Cuáles son los mejores piensos para perros de tamaño pequeño?

¿Cuáles son los mejores piensos para perros de tamaño pequeño?

Los perros son animales carnívoros carroñeros que pueden obtener sus nutrientes esenciales a partir de carne y de fuentes vegetales. Sin embargo, en función del tamaño que tengan la concentración varía, ya que no todos los metabolismos llevan la misma velocidad. ¡Hoy hablaremos de los piensos para perros pequeños!

Diferencias entre los perros por su tamaño

Quizás no sabías que las razas pequeñas tienen un metabolismo que va más rápido que en las razas grandes. Un factor que hace que necesiten una concentración de calorías y de nutrientes más alta. Pero además de esto, la forma y el tamaño de los granos deben ser los adecuados, dado que sus bocas y dientes también son menores. Por último, dado que la esperanza de vida es mayor, es importante proteger sus articulaciones.

Con estos aspectos básicos claros, el primer punto que debes tener en cuenta es la calidad de los nutrientes. Deben ser mayoritariamente de origen animal; es decir, sin subproductos, harinas o cereales. Aunque la tolerancia en los perros es mayor con respecto a otras razas estrictamente carnívoras, como los gatos, no pueden conformar el ingrediente principal de la dieta.

Además de la carne de buena calidad, los piensos para perros pequeños deben contener ácidos grasos omega 3 y 6 y grasas saludables, que les aportarán energía y mantendrán la piel y el pelo brillantes; vitaminas, minerales y probióticos; fibra; carbohidratos de absorción lenta, y condroprotectores. A continuación te dejamos nuestra selección de piensos para perros pequeños.

Piensos para perros pequeños

True Instinct Grain Free

La marca True Instinct destaca por su excelente relación entre la calidad de sus ingredientes y su precio. No obstante, hay que elegir siempre aquellas gamas que no traen cereales, para favorecer la digestión del animal. Estas croquetas para razas pequeñas son fáciles de masticar y traen carne liofilizada, con antioxidantes, minerales, ácidos grasos y demás ingredientes que mencionamos anteriormente. Además, glucosamina y condroitina; excelentes para las articulaciones.

Nutro Wholesome Essentials

Con proteína de pollo criado en granjas, Nutro Wholesome Essentials incluye también todos los nutrientes esenciales para las razas pequeñas. Con fibra y sin cereales y con un tamaño ideal para ayudar a reducir la placa de sarro.

Taste of the wild Appalachian Valley

Otra marca que no contiene cereales y con carne procedente de venado, cordero y pato, que se acompaña de pescado y de huevo. Se le añaden frutas y verduras, ácidos grasos, probióticos y minerales.

Wellness Core

Croquetas con proteína de pavo y aceite de salmón para la obtención de los ácidos esenciales. Incluye glucosamina y condroitina, pero carece como las demás de cereales. Están especialmente diseñadas para evitar el sobrepeso.

Canidae Pure

Elaboradas con carne liofilizada de cordero para satisfacer las necesidades de los perros más sensibles. Incluye también lentejas, guisantes, tapioca, garbanzos, probióticos y antioxidantes y ácidos grasos omega 3 y 6.

Y esta es nuestra selección de piensos para perros pequeños. Si quieres más noticias interesantes como esta, ¡síguenos en las redes sociales!