¿Puedo cobrar la pensión de jubilación y seguir trabajando?

¿Puedo cobrar la pensión de jubilación y seguir trabajando?

La jubilación consiste en recibir unos pagos compensatorios y proporcionales al dinero que una persona ha aportado al Estado. Su finalidad es ofrecer un descanso llegada una determinada edad. Pero ¿y si además de cobrar la pensión de jubilación queremos continuar trabajando?

Cuándo se puede cobrar la pensión de jubilación y trabajar al mismo tiempo

En primer lugar, para optar a las pensiones públicas de la Seguridad Social, es obligatorio estar afiliado al sistema. Además, es necesario haberse dado de alta en los censos como persona trabajadora, ya que los fondos que se generan son los que marcarán en el futuro la cuantía de la pensión.

Para poder acceder a ella, es necesario, por norma general, haber cumplido los 65 años y haber cotizado al menos 15 años a la Seguridad Social. Pero además de ello, en función de la edad y de dicho tiempo cotizado podemos encontrar situaciones diversas, entre las que se incluye la posibilidad de cobrar la pensión de jubilación y seguir trabajando al mismo tiempo.

Jubilación anticipada

En la jubilación anticipada es necesario haber cumplido los 61 años y tener cotizados de forma efectiva más de 40 años. Además, no se puede estar dado de alta como asalariado ni tampoco como trabajador/a por cuenta propia. ¿Qué significa esto? Que, en el caso de la anticipada, no es posible cobrar la pensión de jubilación y trabajar al mismo tiempo, al ser una situación opuesta a los propios requisitos para su acceso.

Jubilación retardada

La jubilación retardada es aquella que se solicita después de haber cumplido los 65 años. Para su acceso, se continúa cotizando de la misma forma en que antes de la solicitud, hasta que se produzca el momento efectivo de la jubilación.

Cuando se solicita esta opción, puesto que ya se han cumplido los 65 años, se permite cobrar la pensión de jubilación y al mismo tiempo continuar desempeñando una actividad profesional, sin tener que renunciar a aquella. Sin embargo, en el caso anterior, al ser efectiva antes de los 65, al continuar trabajando se renunciaría a la prestación.

Nueva normativa andorrana

Hay que tener en cuenta, no obstante, los cambios que entraron en vigor el 1 de febrero de 2019, con la proposición de ley calificada de relaciones laborales de Andorra, y que afectan a empresarios y asalariados.

Gracias a esta, cuando la persona trabajadora alcanza la edad de jubilación, el contrato de trabajo se extingue. Sin embargo, existe la posibilidad de pactar el de continuidad de la vida laboral de la persona asalariada. A través de este, se permite continuar con la misma actividad anterior, pero mediante el mencionado nuevo contrato. La duración mínima será de un año y la edad máxima los 72 años.

Si deseas prepararte para el día de mañana, en Assegur te ofrecemos las mejores pólizas de jubilación, así como planes de pensiones. Contacta con nosotros para más información.

4 beneficios de andar para personas mayores

4 beneficios de andar para personas mayores

La falta de ejercicio físico y una alimentación inadecuada son las principales causas del desarrollo de enfermedades, especialmente a medida que pasan los años. Un hábito que puede ayudarnos a reducir el riesgo de aparición de estas últimas es un ejercicio tan sencillo como caminar. Te contamos cuáles son los beneficios de andar con regularidad.

Los beneficios de andar en la edad adulta

Para mantener una adecuada forma física y no perder masa muscular debido a la inactividad, se recomienda caminar una media de cuarenta minutos al día. Si no tenemos costumbre y nos resulta una cifra excesiva, podemos comenzar por un paseo de diez minutos e ir aumentando progresivamente.

Además, la propia Organización Mundial de la Salud recomienda que aquellas personas de más de 64 años practiquen una media de 150 minutos a la semana de actividad aeróbica moderada o 75 si es vigorosa. Si gozamos de buena forma física, la edad no es un obstáculo para seguir practicando deporte. ¡Sus ventajas son innegables!

Mayor resistencia

Los beneficios de andar no solo refuerzan nuestra musculatura y nuestros huesos, sino también nuestros órganos vitales. La actividad física favorece la frecuencia cardíaca, y mejora en consecuencia la resistencia del corazón. La capacidad pulmonar también se ve reforzada, lo que reduce los problemas respiratorios.

Reducción de las enfermedades cardiovasculares

Si a la falta de ejercicio se le añaden unos hábitos alimenticios poco saludables, el riesgo de sufrir enfermedades de tipo cardiovascular crece exponencialmente. El tejido adiposo no solo se deposita alrededor de los órganos vitales, sino que las arterias se ven bloqueadas.

Cuando esto sucede, la sangre no puede circular de manera fluida y correcta y la presión arterial comienza a elevarse. Es aquí cuando surgen los problemas. Con algo tan sencillo como caminar o trotar, podemos reducir la acumulación de grasa y mantener controlado el colesterol.

Prevención y cuidado de la diabetes

Tanto si queremos prevenir su aparición como si ya padecemos esta enfermedad, otro de los beneficios de andar es el control de la glucemia. Los estudios han demostrado que este tipo de actividad física, sobre todo si se realiza después de las comidas, reduce significativamente la cantidad de azúcar en la sangre. Quienes padecen diabetes de tipo 2 son quienes se ven más beneficiados.

Reducción del riesgo de fracturas

Las caídas son cada vez más temidas según avanza la edad de una persona. Y es que las fracturas de cadera en esta etapa de la vida pueden llegar a tener consecuencias fatales. Puesto que el ejercicio físico ayuda a fortalecer los huesos y la musculatura, otro de los beneficios de andar es prevenir este tipo de lesiones.

No obstante, dado que nadie puede conocer lo que el futuro nos depara, no hay nada mejor que prevenir. Además de practicar ejercicio con ropa cómoda y en lugares con buena iluminación, no dudes en elegir entre un buen seguro para tu jubilación. Contacta con Assegur y despreocúpate.

¿Para que sirve un plan de pensiones? | Cuando empezarlo y cómo

plan de pensiones

Las personas buscamos estabilidad económica a lo largo de nuestra vida. Si eres una persona ahorradora y que piensa en su futuro, esta información sobre planes de pensiones te interesa. Descubre qué es un plan de pensiones, para qué sirve realmente y cómo hacerte con uno. 

En qué consiste un plan de pensiones

Este es un producto financiero de ahorro que te permitirá garantizar una serie de ingresos en el momento de tu jubilación. O lo que es lo mismo. Sería como tener una hucha en la que vas ahorrando pequeñas cantidades de dinero para poder ser usadas junto con sus intereses en un futuro. Por lo tanto, estamos hablando de un plan de ahorro a largo plazo con el que podrás ver crecer tu dinero gracias a los beneficios del interés compuesto. 

Tipos de planes de pensiones

Existen varios tipos de planes de pensiones cuyas características debes conocer a fin de elegir el que mejor se ajuste a tus necesidades. Toma nota:

  1. Plan de pensiones individual: este es el más popular y extendido, ya que se puede contratar en entidades bancarias o en aseguradoras como la nuestra. 
  2. Plan de pensiones de empleo: son los gestionados por la empresa en la que trabajas, por lo que solo son accesibles para los trabajadores de la misma. Las aportaciones a este plan pueden ser, o bien realizadas por la empresa, o bien aportaciones mixtas llevadas a cabo por ambas partes. Es decir, a cargo de los trabajadores y de la empresa. 
  3. Plan de pensiones de Empleo Asociado: es el mismo producto financiero que el anterior solo que promovido por asociaciones u otros organismos o agrupaciones. 

La tipología de un plan de pensiones también puede venir determinada por la cartera de inversiones en la que esté integrada dicho plan. De esta manera, podemos encontrarnos con planes de pensiones de:

  • Renta fija o corto plazo. 
  • Renta fija a largo plazo. 
  • Renta fija mixta. 
  • Renta variable mixta.
  • Renta variable. 
  • Planes garantizados. 

Cuándo es mejor empezar un plan de pensiones y cómo lo hago

El plan de pensiones es un producto financiero a largo plazo. Por lo tanto, produce mayor rentabilidad cuanto antes se empiece a invertir en él. La rentabilidad calculada no será la misma, por ejemplo, para una persona que empieza a ahorrar a los 36 años que para otra que decide hacerlo a los 46. 

Para hacer un plan de pensiones necesitas ser mayor de edad y presentar como documentación tu DNI, así como el boletín de adhesión firmado. En este boletín se encuentra todas las condiciones y coberturas de tu plan. Si estás interesado en ahorrar para asegurarte un buen futuro económico ponte en contacto con nosotros. Te informaremos sin compromiso alguno. 

3 beneficios sobre viajes del Imserso para jubilados

viajes del imserso

Los viajes del Imserso se caracterizan por poner un cierto número de plazas a disposición de un colectivo determinado a precios muy asequibles para todos. Pero ¿para quién son? ¿Cuáles son los requisitos que debemos cumplir para viajar con el Imserso? ¿A dónde podemos ir y qué incluyen estos programas? Os mostramos todos los beneficios que estos viajes tienen para los jubilados.

¿Quién puede viajar con el Imserso?

Los requisitos para poder acceder a estas plazas son los siguientes:

  • Estar jubilado y cobrando una pensión.
  • Percibir una pensión de viudedad y tener cincuenta y cinco años o más.
  • Ser pensionista por cualquier otro motivo.
  • O bien, ser beneficiario de la Seguridad Social (CASS andorrana), con más de sesenta y cinco años.
  • Además, pueden ir acompañados por su pareja o hijos con discapacidad del 45%.

Desde el año 2005, para nosotros, los residentes en Andorra, aplican los mismos requisitos que para los residentes en territorio español. Podemos tramitarlo en la Consejería de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social. Aquí tenéis más información.

3 Beneficios sobre viajes del Imserso para jubilados

En cuanto a los beneficios que tiene viajar con el Imserso, son los siguientes:

Los precios

Varían en función del tipo de viaje, duración de la estancia, si necesitamos transporte o no y puede llevar suplemento por estancia en una habitación individual. Para que nos hagamos una idea, en la página web oficial podéis comprobar que hay viajes desde 114€, para cuatro días en capitales de interior. Los más caros ascienden a 600€, pero son estancias de quince días en total. Si puedes acceder a ellos, no encontrarás viajes más baratos.

Destinos para todos los gustos

Existen tres modalidades de viaje:

  1. Zona costera peninsular, pudiendo elegir Cataluña, Murcia, Andalucía y Comunidad Valenciana
  2. Islas Canarias y Baleares.
  3. Turismo interior, incluidas Ceuta y Melilla.

Los servicios que se incluyen en los viajes del Imserso

Hemos hablado de los precios, pero no de los servicios que se incluyen en los viajes, y que son los siguientes:

  • Normalmente, el régimen es de pensión completa, por lo que se incluyen desayuno, comida y cenas. Las habitaciones suelen ser dobles, por lo que si vas con pareja dormiréis juntos y, si no, compartirás habitación. Por un suplemento, tendrás una individual.
  • Si eliges viajes con transporte, se incluyen todos los de ida y vuelta, incluidos los que necesites para llegar a una ciudad desde la que salga un vuelo y volver a tu ciudad.
  • También se incluye un seguro colectivo, aunque para que viajes más tranquilo te recomendamos que te hagas con un completo seguro de viajes que cubra cualquier incidencia.
  • En previsión de cualquier tipo de enfermedad o accidente, también hay disponible servicio médico en los hoteles.

Y, además, incluyen un programa de animación socio-cultural. ¡Son todo ventajas!

Cobrar la pensión en Andorra | Información y consejos

Cobrar la pensión en Andorra | Información y consejos

¿Se acerca la edad de jubilación y no sabes muy bien cómo proceder? En los años previos a esta etapa, suelen aparecer muchas dudas e incertidumbres al respecto. ¿A qué edad puedo jubilarme? ¿Cuánto me quedará de pensión? ¿Cómo la puedo solicitar? Os proporcionamos información sobre cómo cobrar la pensión en Andorra.

Cobrar la pensión en Andorra, información y algunos consejos

La prestación económica por jubilación, según el CASS (Caixa Andorrana de Seguretat Social) es una retribución vitalicia que cubrirá la pérdida de ingresos cuando ya no sigas trabajando. Sin embargo, esta no se cobra de forma automática, debe solicitarse específicamente.

Para solicitar esta prestación:

  • Debes presentar la solicitud en el Área de Atención al Público, que se encuentra en la Calle Joan Maragall, núm. 3 de Andorra la Vella.
  • Si en el momento de solicitarla residís en países con convenio (España, Francia o Portugal), podéis presentar la solicitud en las oficinas de la Seguridad Social correspondiente.
  • Si se reside en otro país sin convenio, consultad con el CASS.

Para ahorrar tiempo, aquí tenéis la solicitud de prestación de jubilación. Sólo debéis rellenarla con vuestros datos y presentarla junto a la documentación necesaria, que incluye:

  • un documento de identificación (pasaporte o DNI),
  • el número de cuenta para recibir tu pensión,
  • vida laboral,
  • opcionalmente: Fe de vida, acreditación de trabajo en el extranjero en los países con convenios bilaterales o representación, si procede.

¿Cuándo se puede solicitar?

Cuando hayamos cumplido los 65 años, siempre y cuando hayamos cotizado durante 180 meses. Puedes solicitarlo en el plazo de 3 meses antes de cumplirlos, y el pago comenzará una vez presentada la solicitud. Para optar a la pensión anticipada, los requisitos son los siguientes:

  • Haber cumplido 61 años,
  • Tener cotizados 40 años.
  • No estar dado de alta como autónomo ni asalariado.

Otra información a tener en cuenta a la hora cobrar la pensión en Andorra:

Algunos datos que pueden sernos útiles:

  • La pensión de jubilación es compatible con la pensión de viudedad, pudiendo percibirse ambas.
  • Si queréis sabe cuánto cobraréis, el CASS pone aquí a vuestra disposición información para que calculéis el importe de vuestra jubilación de forma sencilla.
  • Las pensiones se cobran el día 25 de cada mes. Si es festivo, el siguiente día laboral.
  • Si cobras la pensión de jubilación a partir de los 65 años, puedes seguir trabajando sin renunciar el cobro. No es el caso si la jubilación es efectiva antes de los 65.
  • Si eres pensionista en el extranjero y quieres volver a Andorra, o viceversa, debes modificar tus datos e informar al CASS.

Esperamos que con esta información y consejos podáis disfrutar de una jubilación sin incidentes. Pero, si quieres asegurar tu futuro, te recomendamos un seguro con el que puedas disponer de tus aportaciones cuando lo necesites. En Assegur estaremos encantados de ayudarte.

¿Si tengo una pensión privada puedo cobrar la pensión pública?

pensión privada

A la hora de elegir o contratar un plan de pensiones suelen surgirnos ciertas preguntas. Incluso algunos miedos, como por ejemplo, a perder nuestra pensión pública. ¿Es compatible con una pensión privada? ¿O puedo llegar a perderla? Contestamos a vuestra duda.

¿Cómo funcionan las pensiones privadas?

Estos planes de pensiones suelen ser un complemento para la jubilación. Son planes de ahorro a largo plazo en los que aportarás cantidades de dinero de forma puntual o periódica, de cara a constituir un «colchón» para cuando llegue la edad de retirarte. Esto ocurre, normalmente, a partir de los 65 años. Por tanto, sólo podrás acceder a él una vez que alcances el momento de jubilarte, pero también en otras situaciones como aparición de una incapacidad. Imaginémoslo como una hucha donde iremos metiendo nuestros ahorros. Con la ventaja añadida de que desgravarás en tu declaración de la renta.

¿Si tengo una pensión privada puedo cobrar la pensión pública?

La opción de elegir una pensión privada suele utilizarse para garantizar una jubilación sin preocupaciones. Por eso, ver peligrar nuestra pensión pública puede generarnos cierta incertidumbre. No debemos preocuparnos por ello. Las pensiones privadas son totalmente compatibles con las pensiones públicas de la Seguridad Social. Por eso, al llegar a la edad de jubilación, tú decidirás cómo quieres disfrutar de tus ahorros y la rentabilidad que te habrán generado. Esta opción es especialmente atractiva si tus ingresos fluctúan mucho por cambios de empleo, por trabajar por cuenta propia o si, simplemente, prevés que el sistema de pensiones de la seguridad social no va a cubrir tus necesidades a largo plazo. Ten en cuenta que esta pensión variará en función de aquello que cotices durante ciertos años de tu vida. Eso sí, debemos tener en cuenta que nuestra pensión privada se ajuste a nuestras necesidades, y conocer cuáles son los requisitos que debemos cumplir. Idealmente:

  • Es conveniente que tengan flexibilidad en las aportaciones, de forma que puedas aportar lo que quieras cuando mejor te venga.
  • Cuándo podrás disponer de tu dinero. En este caso, es conveniente que se contemplen otras contingencias, además de la jubilación. Por ejemplo: Desempleo, enfermedad grave, o cambio en la residencia fiscal.
  • Hay que ser consciente de las garantías que nos ofrecen. Aquí se engloba el rendimiento de nuestro dinero, la revalorización o el riesgo.

Una pensión privada es una forma de ahorro que nos permite proteger en cierta forma nuestra jubilación. No debes tener miedo a perder tu pensión pública, ya que la legislación te ampara y protege aquello que te corresponda por tu cotización a lo largo de tu vida. Pero si lo que quieres es garantizarte un futuro sin complicaciones, en Assegur te ofrecemos un plan de pensiones que se adapta a tus necesidades.

Las parejas felices pueden vivir más años, según un estudio publicado en Psychological Science

parejas felices pueden vivir más

Un reciente estudio publicado por la Association for Psychological Science afirma que las parejas felices pueden vivir más. Gracias a las personas que participaron en el estudio se demostró que aquellos que tienen cónyuges satisfechos también tienen más probabilidades de vivir en los siguientes ocho años, comparando con aquellos que tenían parejas menos felices. Os contamos por qué.

Las parejas felices pueden vivir más años

Lo curioso de este estudio es que se asocia la felicidad con el descenso de la mortalidad, independientemente de otros factores. Por ejemplo, ciertas características sociodemográficas. Incluso la salud física. ¿Os preguntáis por qué? La respuesta es sencilla: El entorno social más cercano influye en el individuo. De esta forma, una vida plena, con una pareja feliz, influye en otros factores como la salud, la dieta o el ejercicio físico. Por eso, una persona que tenga una pareja activa, aumentará sus probabilidades de llevar una vida activa.

En cuanto al estudio en sí, se realizó de la siguiente forma: A lo largo de ocho años, se tomaron varias parejas de referencia, de forma que pudieran tomarse como estudio y como marcadores. Todos ellos fueron aportando informes sobre su vida cotidiana. Incluían factores que se habían relacionado con un incremento de la mortalidad, como el apoyo de la pareja o la actividad física. Además, se practicaban autoevaluaciones de la salud, y otros relacionados con las enfermedades crónicas de su entorno. Se tuvo en cuenta la edad, el sexo, u origen étnico. A lo largo de los ocho años que duró el estudio, fallecieron un 16% de los participantes. Una gran mayoría de los fallecidos había informado de que tenían una baja satisfacción con su relación de pareja. También con su vida en general, informe que compartían con sus cónyuges.

Conclusiones del estudio

Una vez obtenidas las primeras variables sobre la mortalidad, llegó el momento de buscar explicaciones del incremento de la mortalidad en las parejas insatisfechas. Olga Stavrova, la autora del estudio, aclara que la mayor longevidad no está relacionada directamente con el apoyo de la pareja. Sin embargo, sí repercute en que ambos mantengan una vida saludable o realicen actividad física juntos. Citando un ejemplo del propio estudio: «si tu pareja está deprimida y te la encuentras cada noche comiendo patatas fritas delante de la televisión, seguramente tú optes por la misma opción». En resumen, la retroalimentación de los buenos hábitos en pareja aumentará la esperanza de vida de ambos cónyuges.

Así que ya conocéis el truco para que tu pareja y tú disfrutéis de una larga vida juntos: Sed lo más felices que podáis y apoyad un estilo de vida saludable. De proteger vuestra jubilación sin que os afecten los imprevistos, ya nos encargamos nosotros.

5 herramientas para personas mayores | Facilítales su día a día

herramientas para personas mayores

Con el paso de los años se ven deterioradas algunas de las capacidades de nuestros mayores. Comienzan a perder flexibilidad o visión, y algunas tareas cotidianas les resultan más complicadas de realizar debido a sus pequeñas limitaciones. Por eso, os proponemos cinco herramientas para personas mayores que facilitarán su día a día y permitirán que mantengan una cierta independencia.

5 herramientas para personas mayores

Cuando en nuestra familia tenemos personas con cierta edad nos preocupa, sobre todo, su seguridad, así como que puedan seguir realizando las tareas más sencillas. Os proponemos las siguientes herramientas para que ellos mantengan su autonomía y vosotros estéis tranquilos.

Móviles para mayores.

A nosotros nos gusta estar en contacto con nuestros padres o abuelos, y a ellos poder llamarnos sin complicaciones. Son personas que no suelen adaptarse bien a las nuevas tecnologías, pero los móviles para mayores están pensados para su comodidad. Sólo tienen números y botones de llamada. Podéis incluso almacenar los teléfonos más importantes, de forma que puedan llamar a sus nietos sólo pulsando el número asociado. Y como última ventaja, las teclas son grandes y bien visibles.

Llamadores de emergencia

Entre las herramientas para personas mayores más utilizadas se encuentran los llamadores de emergencia. Muchos de ellos viven solos, y tanto ellos como sus familias suelen tener miedo a pequeños accidentes o caídas. Los llamadores suelen llevarse encima, en forma de pulsera e incluso colgante, y tienen un botón que, al pulsarlo, llama automáticamente a los servicios de emergencias, indicando el lugar del accidente gracias a un localizador.

Accesorios para el baño

Una de las zonas del hogar donde más accidentes se producen es la ducha o la bañera. Hay varias formas de evitar accidentes. Por ejemplo, colocar elementos antideslizantes en el suelo de la ducha, para evitar que resbalen. También se pueden colocar barras en la pared, para facilitar la entrada y la salida. Y, por último, utilizar taburetes puede facilitar el momento del baño.

Localizador de llaves

Los pequeños despistes se agravan con la edad y es muy fácil que no sepan dónde han dejado las llaves. Por eso, un localizador puede resultarles muy útil. Algunos son simples llaveros que, cuando silbamos, emiten un pitido para poder localizar las llaves.

Herramientas para personas mayores que quieren seguir realizando pequeñas tareas

Tanto la ducha como el aseo diario pueden ser complicados si se tienen problemas de huesos, articulaciones o falta de flexibilidad. Para ellos encontramos esponjas con mangos para llegar a todas las zonas del cuerpo o cepillos y peines ergonómicos. También hay otras herramientas útiles para pequeñas tareas, como pinzas de largo alcance para recoger objetos del suelo sin que tengan que agacharse o vasos irrompibles por si les falla el pulso.

En Assegur te garantizamos una jubilación tranquila y contamos con un seguro de jubilación que se adapta a tus necesidades. Consúltanos sin compromiso.

3 juegos mentales para personas jubiladas

juegos mentales para personas jubiladas

Conforme pasan los años, la memoria comienza a resentirse. Esto se manifiesta a través de pequeños olvidos: No sabemos dónde hemos dejado las llaves o si hemos dejado encendida la luz antes de salir de casa. Pero, igual que el físico se mantiene activo haciendo deporte, también existen ciertos ejercicios para mantener activo el cerebro. Por ejemplo, tocar instrumentos, cambiarnos el reloj de mano o desplazarnos a sitios habituales por trayectos distintos nos «obliga» a trabajar el pensamiento lateral. Y, para la memoria, os proponemos varios juegos mentales para personas jubiladas que ayudarán a disminuir esos pequeños despistes.

3 juegos mentales para personas jubiladas

El ejercicio físico y mental no son incompatibles. De hecho, ciertas disciplinas como el baile ayuda a mejorar nuestra memoria, gracias a que hay que retener los pasos para realizar coreografías. Pero si nos centramos en ejercicios mentales, los mejores son los siguientes:

El rey de los juegos mentales para personas jubiladas: Las parejas

Uno de los más conocidos para estimular la memoria. Consiste en varias fichas (o tarjetas, o cartas), en las que cada una lleva impresa una imagen. Van emparejadas: Hay dos cartas por cada dibujo. Se disponen boca abajo en una mesa y se va dando la vuelta. De esta forma, debemos memorizar dónde se encuentra cada dibujo para encontrarla cuando volteemos a su pareja.

Crucigramas, sudokus y puzles

Cualquier juego que estimule el lenguaje es muy útil para nuestro cerebro, que pondrá en marcha los engranajes necesarios para recordar asociaciones tipo «animal, cuatro letras». Por eso, también son útiles los juegos tipo Scrabble. En cuanto a los Sudokus, realizar cálculos sencillos puede ayudar a mejorar la capacidad matemática de personas que lleven un tiempo sin hacerlos. Los puzles, por último, no sólo ayudan con el reconocimiento visual y la memoria, sino que ayudan a relajarse, algo muy beneficioso para la salud mental de personas en edad avanzada. Algunas instituciones públicas ofrecen en sus webs juegos gratuitos para mejorar nuestra memoria.

Escribir un diario

No es que escribir sea un juego, pero llevar un diario personal, o de viajes si lo preferimos, es una forma maravillosa de hurgar en nuestra propia memoria. No es necesario que sea muy extenso, basta con una pequeña nota diaria, o semanal, en la que contemos, de forma autobiográfica, aquellas cosas que nos han pasado. No es sólo que ayude a ejercitar nuestro cerebro, sino que permite una mirada en retrospectiva de las cosas que hemos logrado, lo que es muy positivo en personas de cierta edad.

Si te encuentras cerca de la jubilación o ya estás disfrutando de ella, es el momento de asegurar tu futuro. Garantízate el acceso a tus aportaciones cuando lo necesites, y vive un retiro sin complicaciones ni sobresaltos.