Skip to content

Lesiones crónicas y cómo prevenirlas

Lesiones crónicas y cómo prevenirlas

La práctica de deporte, en ocasiones, trae relacionada consigo la aparición de una serie de lesiones crónicas. En este sentido, es importante diferenciar una lesión aguda de otra crónica para su tratamiento. En Assegur nos preocupamos por tu salud física. Por este motivo, queremos a enseñarte a prevenir esta clase de traumatismos.

Qué son las lesiones crónicas

Durante la práctica de una actividad física, sea de la intensidad que sea, pueden aparecer molestias o contusiones derivadas del ejercicio y que suelen afectar al aparato locomotor. Antes de todo, es importante que sepas que dentro de la salud deportiva se distinguen dos tipos de lesiones:

  • Lesiones agudas: son aquellas que suceden justo en el momento en el que se está practicando deporte. Por ejemplo, un esguince, una fractura o una distensión de espalda.
  • Lesiones crónicas: por el contrario, una lesión crónica es la que se produce a consecuencia de la práctica deportiva a largo plazo. Es decir, después de practicar un deporte durante mucho tiempo. Por ejemplo, problemas en las rodillas, lesión en el tendón de Aquiles, hinchazón muscular o dislocaciones.

Ten en cuenta que durante la práctica de un deporte ciertas partes de nuestro cuerpo están en continuo movimiento. La repetición del ejercicio produce sobrecargas que favorecen la aparición de lesiones crónicas. Aprende a prevenirlas mediante nuestros consejos.

Pautas para prevenir este tipo de lesiones

Para poder practicar deporte sin riesgo alguno es necesario tomar en cuenta una serie de patrones deportivos:

  1. Calentamiento: el calentamiento es una manera de preparar cuerpo y mente para la práctica deportiva. Si quieres evitar las lesiones es importante que siempre hagas ejercicios de este tipo antes de empezar. Estira todos los músculos de manera suave y lenta durante al menos 10 minutos. Sobre todo, aquellas partes de tu cuerpo que vayas a utilizar más para realizar tu deporte favorito. De igual manera, necesitas hacer estiramientos después del entrenamiento. Los músculos con el esfuerzo se contraen, por lo que necesitan ser estirados para evitar lesiones.
  2. Uso del equipo adecuado: muchas lesiones crónicas se producen por estar usando un equipo que no es adecuado para la práctica deportiva en cuestión. Hazte con unas zapatillas aptas para tu disciplina, así como con los demás complementos que necesites. Si es necesario consulta con un podólogo para que te indique la manera en la que pisas.
  3. Técnica: no hagas un deporte por tu cuenta si no tienes los conocimientos necesarios para ello. Una mala técnica es la responsable de muchas lesiones. Cuenta con la ayuda de profesionales y lograrás sacar más rendimiento a tu actividad sin lesionarte.
  4. Recuperación: las personas que no cumplen con los periodos de recuperación es más probable que sufran lesiones crónicas. Conoce tus límites y descansa al menos dos veces por semana. Exigirte demasiado solo hará que tengas que estar parado por más tiempo.

Lesiones crónicas y cómo prevenirlas - INFOGRAFIA

El deporte es esencial para una vida sana, siempre y cuando sea practicado de manera correcta. Cubre tu salud con nuestras pólizas de seguro. Te garantizamos una cobertura adaptada a tus necesidades. ¡Consúltanos sin compromiso!