3 pasos a seguir en accidentes de tráfico | ¿Cómo debemos actuar?

3 pasos a seguir en accidentes de tráfico | ¿Cómo debemos actuar?

Cuando se produce un accidente en las carreteras, es normal no saber cómo reaccionar debido a la situación de estrés que se genera. Por eso, el Código de circulación de Andorra establece una serie de pasos a seguir en accidentes de tráfico. Si tenemos claro de antemano cuál es el procedimiento, nos resultará más sencillo actuar.

Pasos a seguir en accidentes de tráfico

De acuerdo con el código de circulación del Principado de Andorra, podemos distinguir dos situaciones. La primera, cuando somos testigos de un accidente en las vías de circulación pero no estamos implicados. Y la segunda, cuando somos nosotros los que hemos sufrido el accidente.

Qué hacer cuando somos testigos

En el caso de que una persona conductora o sus acompañantes observaran que se ha producido un accidente de circulación, los pasos a seguir en accidentes de tráfico son los siguientes.

Detén el vehículo en un lugar seguro

Si se observa que en un accidente de tráfico hay personas heridas, en primer lugar se debe detener el vehículo en una zona que no suponga un peligro para sus pasajeros o para el resto de vehículos que circulan. Además, debe restablecerse o mantenerse la circulación para evitar que se generen atascos.

Avisa a las autoridades competentes

La primera ayuda debe estar dirigida a las personas heridas, pero siempre con prudencia, ya que si no se tienen los conocimientos adecuados, podemos agravar la situación. Ante la existencia de aquellas o de muertos, se recomienda no modificar nada para poder determinar posteriormente de quién es la responsabilidad, salvo que de no hacerlo el peligro que se corra sea mayor. Hay que llamar inmediatamente a los servicios médicos, así como a las autoridades pertinentes.

Permanece en el lugar hasta que la ayuda llegue

Cuando las heridas sean de gravedad o haya muertos en el lugar del accidente, es necesario esperar allí hasta que las autoridades o el servicio sanitario acuda. Es probable que nos hagan algunas preguntas para conocer lo sucedido y poder valorar mejor tanto el accidente como la situación de los heridos. Si las personas implicadas están conscientes y no han sufrido daños que puedan considerarse graves, podremos reanudar la marcha, ya que no es obligatorio permanecer en el lugar de los hechos.

Cuando estamos implicados en el accidente

Si somos nosotros los implicados con nuestro vehículo, los pasos a seguir en los accidentes de tráfico varían. Cuando las lesiones no dificultan nuestra capacidad de obrar, debemos contactar en primer lugar con la compañía aseguradora. De no poder hacerlo porque nuestra capacidad se ve afectada, habrá que esperar a estar en disposición para ello. Se dispone de hasta ocho días naturales para hacerlo, pero se recomienda hacerlo lo antes posible.

Cuando las autoridades acudan al lugar, estamos en la obligación de someternos a las pruebas indicadas por estas. Como por ejemplo, la verificación de la tasa de alcoholemia o cualquier otra prueba que ayude a esclarecer los hechos. Además de estas, pueden solicitarnos otras complementarias que también habrá que realizar.

Recuerda que para protegerte a ti y a los tuyos, es importante contar con un buen seguro de accidentes. Contacta con Assegur para más información.

Causas más comunes de accidentes de moto y cómo evitarlos

Causas más comunes de accidentes de moto y cómo evitarlos

Las motocicletas son un vehículo de una gran vulnerabilidad en comparación con un coche. Cualquier obstáculo en el camino, cualquier roce o leve pérdida de control puede implicar una caída. Como la prevención como motoristas es nuestra mejor aliada, te contamos cuáles son los accidentes de moto más comunes y cómo puedes evitarlos.

Los accidentes de moto más frecuentes en las carreteras

Aunque algunos accidentes en moto se deben a las imprudencias cometidas por la persona conductora, no siempre esta es la responsable. El estado de las carreteras, las condiciones metereológicas o la actuación de otros conductores y viandantes también pueden influir.

Carreteras en mal estado

El desgaste por el propio uso, los objetos que se encuentran en la carretera o una señalización incorrecta son anomalías que pueden provocar un accidente. Sin embargo, se trata de situaciones sobre las que no tenemos ningún tipo de control. Por lo tanto, la única recomendación viable para evitar que aquellos se produzcan es prestar atención a la carretera. Identificar situaciones de riesgo con antelación nos dará un margen para actuar en consecuencia.

Colisión con otros vehículos

Los golpes producidos por otros vehículos son otro de los accidentes de moto más comunes. La poca visibilidad de estas, una valoración incorrecta de la velocidad a la que circulan o una distancia de seguridad inferior a la recomendada son los principales motivos por los que las colisiones tienen lugar.

Además de estos motivos, la apertura de las puertas de un coche sin prestar atención también producen caídas fatales en los motoristas. Así como los giros hacia la izquierda. En cualquier caso, la recomendación pasa por mantener siempre una distancia de seguridad y una velocidad moderada, especialmente cuando nos encontramos en una zona en la que hay vehículos y viandantes en las proximidades.

Meteorología adversa

Tal y como sucede con los coches, las condiciones meteorológicas adversas son responsables de un elevado número de accidentes de moto en las carreteras. Si además es de noche y la visibilidad se ve afectada, el riesgo se multiplica.

La lluvia es una de las principales enemigas de los motoristas. Al mojarse el asfalto, la adherencia al suelo se reduce, y por tanto al frenar las ruedas se pueden deslizar. La medida de prevención más adecuada es la de evitar circular en moto en estas condiciones. Pero si no tenemos otra alternativa o la lluvia nos ha pillado por sorpresa, se recomienda reducir la velocidad y extremar al máximo las precauciones cuando se maniobra. En estos casos, la visibilidad es imprescindible.

Pérdidas de control

Las pérdidas de control de una motocicleta pueden deberse a comportamientos incorrectos, exceso de velocidad o a un derrape. Cuando estas se producen, el resultado suele ser la colisión con otro vehículo; algo fatal para quien conduce una motocicleta. Para intentar evitarlas, se recomienda adelantar a los coches tomando todas las precauciones que sean posibles. En el caso de haber cierto riesgo, abortar la maniobra.

Y recuerda que en Assegur velamos por tu seguridad en la carretera. Si deseas información sobre nuestras pólizas de accidentes, contacta con nosotros.

¿Qué cubre un seguro de responsabilidad civil para empresas y comercios?

Qué cubre un seguro de responsabilidad civil

Si eres dueño de una empresa, independientemente de su tamaño y de la actividad a la que te dediques, tienes que estar cubierto ante posibles reclamaciones de terceros. Para esto sirve un seguro de responsabilidad civil.

Qué es la responsabilidad civil

La responsabilidad civil es la obligación de resarcir o compensar a una persona por el daño que se la ocasionado. La definición es amplia y por eso podemos especificar que hay diferentes tipos de responsabilidad civil:

  • La que surge cuando existe un contrato o responsabilidad civil contractual.
  • La responsabilidad civil por bienes propios; por ejemplo, cuando se desprende una teja y golpea a un transeúnte.
  • Responsabilidad derivada de hechos peligrosos, como la conducción de un automóvil.
  • La que tienen los padres por los daños que puedan hacer sus hijos.
  • La de los dueños de los perros que pueden morder a un tercero.

El seguro de responsabilidad civil que nos interesa es el que cubre las responsabilidades que se derivan de los daños producidos a terceros en nuestra empresa o por causa de la misma. Por ejemplo, la que existe cuando hay un accidente de trabajo o cuando una persona se resbala en un centro comercial.

Este tipo de responsabilidad cobra muchas formas y por eso es necesario escoger un buen seguro de responsabilidad civil que cubra la mayor parte de posibilidades.

Qué cubre el seguro de responsabilidad civil de Assegur

Nuestro seguro de responsabilidad civil cubre las consecuencias directas del desarrollo de tu actividad empresarial o del evento que hayas asegurado con nosotros. Puedes ver la lista de coberturas completas aquí.

  • Responsabilidad Civil Inmobiliaria: cobertura de la responsabilidad que se derive de tus inmuebles o de las obras de reformas o mantenimiento que realices en ellos.
  • Cubrimos la responsabilidad civil del arrendatario de un local comercial u otros edificios de carácter empresarial frente al propietario, en caso de explosión o acción de agua.
  • Nuestro seguro de responsabilidad civil cubre la responsabilidad civil subsidiaria, o por acciones realizadas por subcontratistas, entre otras.
  • También la responsabilidad civil por contaminación.
  • Incluimos la responsabilidad civil por daños producidos a bienes custodiados por el asegurado; por ejemplo, objetos personales dejados en una consigna.
  • Se cubre la responsabilidad civil por daños ocasionados a vehículos en empresas como talleres de automoción o de limpieza, entre otras. Y también la que pueda derivarse de accidentes sucedidos durante la prueba del vehículo.

Tras la reparación.

  • Responsabilidad civil patronal: la que se deriva de daños ocasionados a los empleados durante su jornada de trabajo o en el local comercial o edificio industrial.

Las coberturas de nuestro seguro de responsabilidad civil son mucho más amplias. Compruébalo en este enlace o ponte en contacto con nosotros para contratar la póliza que mejor cubra tus necesidades.

¿Que se considera accidente in itinere? Accidentes en el trabajo

accidente in itinere

Los accidentes de trabajo son aquellas lesiones físicas que se producen a consecuencia del trabajo que uno realiza por cuenta ajena. No obstante, son muchas las situaciones que pueden llegar a generar dudas en cuanto a los accidentes en el ambiente laboral se refiere. Este es el caso del conocido como accidente in itinere. Estas son algunas pautas para identificarlo. 

Qué es un accidente in itinere

La expresión latina “in itinere” hace referencia a “en el camino”. Por lo tanto, un accidente in itinere es aquel que se produce en el desplazamiento de ida o vuelta al trabajo. Esta clase de accidentes suelen causar confusión, ya que guardan bastantes similitudes con los accidentes ocurridos in situ, es decir, en el propio lugar de trabajo. Sin embargo, existen una serie de criterios muy claros que determinan qué es un accidente in itinere:

  • El accidente puede producirse a pie, en coche o por a través de otro medio de transporte. 
  • También se considera accidente in itinere aquel que sucede en el momento en que el trabajador abandona su puesto de trabajo para disfrutar de su parada para comer. 
  • Los accidentes que se producen tras fiestas, comidas o cenas de empresa también pueden ser considerados como accidente en el camino. 

¿Qué no puede considerarse como un accidente in itinere?

La legislación establece que no es un accidente en el camino aquel que se produce:

  • Cuando a lo largo del desplazamiento el trabajador no haya hecho parada alguna para llevar a cabo tareas personales. Pero sí cuando haya tenido que detenerse para gestiones relacionadas con el cobro de su nómina u otro tipo de trámites de carácter laboral. 
  • Los desplazamientos al trabajo desde una vivienda que no es la residencia principal del trabajador, pero sí la vivienda de terceras personas (pareja, padres, amigos, etc). 

En resumen, para que un accidente sea considerado in itinere se deben cumplir 4 requisitos:

  1. El único fin del desplazamiento ha de ser ir o volver del lugar del trabajo. 
  2. La ruta utilizada siempre habrá de ser la más corta y directa evitando los caminos alternativos no habituales. 
  3. El medio de transporte ha de ser el más indicado y no entrañar riesgo alguno para cubrir la distancia entre el domicilio y el lugar de trabajo. 
  4. El tiempo empleado en el desplazamiento ha de ser el más lógico teniendo en cuenta la distancia total a recorrer, así como el medio de desplazamiento a utilizar. 

Causas habituales de accidentes in itinere

Las causas más comunes por los que sucede un accidente en el camino suelen ser:

  • Caídas por tropiezos o mal estado de la acera. 
  • Accidentes de tráfico por exceso de velocidad, distracciones o causados por terceros. 
  • Atropellos. 
  • Fallos mecánicos del medio de transporte. 

Cubre todas estas posibilidades con nuestro seguro de accidentes. Pincha aquí para obtener más información. 

¿Qué se considera un accidente laboral? Tipos de accidentes y su categoría

accidente laboral

El trabajo es uno de los lugares donde una persona puede sufrir cualquier tipo de percance. No obstante, para que se considere accidente laboral debe cumplir con una serie de condicionantes. Veamos los tipos de accidentes y su categoría en el entorno de trabajo.

Qué es un accidente laboral

Según la legislación vigente un accidente laboral es toda aquella lesión corporal que pueda sufrir un trabajador a consecuencia del trabajo ejecutado por cuenta ajena. No será considerado como accidente de trabajo las imprudencias del trabajador a la hora de desempeñar su labor. En este sentido, pueden surgir dudas en torno a lo que se considera una lesión corporal. Se entiende por daño corporal a toda lesión, herida, golpe, enfermedad o secuelas psicológicas derivadas de una actividad laboral. 

Por lo tanto, un accidente de trabajo para que sea considerado como tal ha de reunir las siguientes características:

  • Que suceda a lo largo del trayecto de ir o regresar del puesto de trabajo.
  • Los derivados en consecuencia del desempeño de puestos con carácter sindical. 
  • Los sucedidos en actos de salvamento dentro del trabajo.
  • Los ocurridos en consecuencia de las órdenes del empresario o de forma espontánea para el buen funcionamiento de la empresa. 
  • Las enfermedades contagiadas al trabajador con motivo de la ejecución de su labor. 
  • Las enfermedades ya padecidas por el trabajador, pero que han sido agravadas por el desempeño de su trabajo o por accidente laboral. 

No se considerará como accidente de trabajo aquel producido por la actuación de otra persona, los provocados de manera voluntaria por el trabajador, ni tampoco los ocurridos por fuerza mayor a la actividad laboral.

Tipos de accidentes laborales

Los accidentes de trabajo pueden producirse por varios motivos. Bien por la propia imprudencia del trabajador, bien por hechos fortuitos fuera del control tanto del trabajador como de la empresa y con motivo de condiciones de inseguridad. En este sentido, los accidentes de trabajo más habituales son:

  1. Caídas en altura.
  2. Caídas de objetos.
  3. Caídas a distinto nivel (escaleras, sillas, desniveles…)
  4. Por exposición o contacto a temperaturas extremas. 
  5. Por exposición o contacto a la electricidad. 
  6. Por exposición o contacto a sustancias químicas y gases tóxicos.
  7. Por exposición a radiaciones. 
  8. Por posturas o movimientos bruscos. 
  9. Por sobre esfuerzos o mala manipulación de cargas pesadas. 
  10. Choques o golpes. 
  11. Atrapamientos de ropa o partes del cuerpo con maquinaria. 
  12. Accidentes biológicos por contacto con bacterias, virus u hongos. 
  13. Intoxicaciones alimentarias siempre y cuando el alimento en cuestión haya sido suministrado por la empresa. 

Protege tu salud y tu vida con las pólizas de seguros de Assegur. Te ofrecemos unas coberturas realmente interesantes para que no tengas que preocuparte por nada. Ponte en contacto con nosotros y descubre todo lo que podemos hacer por ti. 

4 accidentes en Andorra más comunes a tener en cuenta

accidentes en Andorra

Nuestro país se caracteriza por ser muy turístico. Además, se realizan multitud de deportes de aventura que hacen que los accidentes ocurran con una frecuencia bastante alta. La montaña siempre tiene un punto de peligrosidad, por lo que hay que ser prudentes. Os presentamos los accidentes en Andorra más comunes, para tenerlos en cuenta y prepararnos adecuadamente.

Los accidentes más comunes en Andorra

Nuestro principado se caracteriza por estar lleno de montañas que, sobre todo cuando llega el invierno, se llenan de deportistas. Esto se traduce en más accidentes. Los más comunes suelen ser:

Accidentes en las pistas de esquí

Tanto el esquí alpino como de fondo, así como el snowboard, entrañan una serie de riesgos, sobre todo si aún no dominamos bien la técnica. Cuando las pistas están más masificadas es fácil que aumenten las colisiones entre deportistas, caídas, etc.

Relacionados con el senderismo

Otra actividad muy extendida en Andorra es el senderismo. En estos casos, no conocer el terreno o la falta de previsión puede provocar una serie de accidentes, entre los que destacan los resbalones y las caídas, con mayor o menor gravedad.

Otros accidentes de montaña

Otros deportes entrañan sus propios riesgos añadidos. Es el caso de la escalada, el barranquismo, bicicleta o incluso espeleología.

Otros accidentes en Andorra

En Andorra destacan los accidentes de montaña por su orografía natural. Sin embargo, esto no exime para que aparezcan otro tipo de accidentes. Entre ellos, accidentes de tráfico, producidos por múltiples motivos, entre los que destaca la inexperiencia de un conductor por este tipo de carreteras, e incluso la aparición de taludes. También hay accidentes laborales.

La prevención de accidentes en Andorra

Dada la naturaleza de los accidentes, con algunas recomendaciones podemos reducir al mínimo la posibilidad de sufrir accidentes de montaña. Para ello:

  • Si vas a esquiar, hacer senderismo o cualquier deporte de montaña, asegúrate de ir acompañado y avisar de dónde vas. Así, si sufres un accidente, podrán ayudarte.
  • Comprueba el tiempo antes de salir y asegúrate de que las condiciones son propicias.
  • Lleva material apropiado: Calzado que no resbale, ropa térmica o esquís bien preparados.
  • Mide tus fuerzas para poder volver por tus propios medios.
  • Comprueba las rutas o pistas antes de salir. En este último caso, puedes comprobar también cuáles están abiertas y cuáles no.
  • Si sufres un accidente, llama al 112 o avisa a los servicios de emergencia de las estaciones, e indica claramente dónde y cómo ha tenido lugar. Y, si estás con un herido, intenta no dejarlo solo.

Lo mejor para evitar los accidentes en Andorra es prevenir, por eso te recomendamos que te hagas con un seguro que te cubra cualquier tipo de accidente o enfermedad. Siéntete protegido en cualquier situación.

Indemnizaciones por accidente de tráfico en Andorra | Todo lo que debes saber

Indemnizaciones por accidente de tráfico

Cuando tenemos un accidente, no solemos pensar en las consecuencias derivadas que comporta. Sufrir secuelas físicas o daños materiales son algunas de ellas. Y, lo que quizás no sabemos, es que en Andorra podemos reclamar las indemnizaciones por accidente de tráfico. Solo debemos saber cuándo tenemos derecho a ellas y cómo reclamarla. Os proporcionamos una pequeña guía de asistencia.

¿Quién tiene derecho a reclamar una indemnización?

Estas indemnizaciones por accidente de tráfico se reciben por parte de las compañías aseguradoras. Para reclamarlas, debemos saber que, si somos víctimas de un accidente, podemos tener derecho a ellas si:

  • Principalmente, si somos el conductor no-culpable.
  • Además, los ocupantes del vehículo.
  • Si eres peatón y te has visto involucrado.

Por eso, es importante, en primer lugar, conocer las causas del accidente, así como la culpa (o el porcentaje de ella) que tiene cada conductor. Por ejemplificar: Si un coche se salta un stop y se estrella contra el que va por la vía principal, el culpable sería el primero. Y el segundo, por tanto, podría optar a una indemnización.

¿Qué se puede reclamar?

Una vez que tenemos claro quién puede reclamar las indemnizaciones por accidente de tráfico, podemos determinar qué cubren. Sería:

  • Los relativos a daños personales: Es decir, los gastos derivados de bajas médicas, gastos médicos, daños permanentes o incluso muerte.
  • Reclamación de los daños materiales. Por ejemplo, si el coche resulta como siniestro total.
  • Intereses de demora.

Estos son los más comunes, sobre todo los derivados de daños físicos y secuelas permanentes.

¿Cómo reclamar las indemnizaciones por accidente de tráfico?

En primer lugar, es muy importante que se actúe correctamente en la escena del accidente, en cuanto este tiene lugar. Por eso, en primer lugar debemos atener a los heridos, en caso de que los hubiera. Después, es el momento de rellenar el parte del accidente. Ya os mostramos aquí cómo hacerlo de forma adecuada. Resumiendo, debes incluir:

  • Fecha y hora del accidente.
  • Los datos de los vehículos afectados y de sus ocupantes.
  • Una descripción lo más exacta posible tanto del lugar como de las circunstancias del accidente.

Es importante también que contemos con testigos y que, si notamos molestias o lesiones, nos hagamos con un parte médico que justifique los daños. Dependiendo de la gravedad de tus lesiones o de los daños materiales, será el momento de acudir a tu aseguradora y proceder a reclamar la indemnización. Si cumples con los requisitos, tu aseguradora debería hacerse cargo de ello.

Como veis, es fundamental que contemos con el respaldo de una compañía aseguradora que se haga cargo de tus problemas en caso de accidente. En Assegur te recomendamos nuestro seguro a todo riesgo, para garantizar la cobertura total de los daños que puedas sufrir en caso de accidente.

Indemnizaciones por incapacidad permanente total | Todo lo que debes saber

Indemnizaciones por incapacidad permanente total

La vida está llena de situaciones inesperadas por las que ninguno de nosotros quisiera pasar. No obstante, por desgracia, están ahí y es necesario que nos pillen preparados. Las indemnizaciones por incapacidad permanente total son un buen ejemplo de ello. Los accidentes laborales o las enfermedades profesionales disponen de diferentes tipos de coberturas económicas. A continuación, recopilamos toda la información al respecto para que sepas si podrías tener derecho a cobrar una indemnización. 

Qué es la incapacidad permanente total

La incapacidad permanente total es cuando dentro de una situación laboral el trabajador no puede seguir desarrollando su actividad debido a una lesión grave o accidente, así como a una enfermedad profesional. En estos casos, el trabajador tiene derecho a recibir una prestación económica que corre a cargo de la Seguridad Social y la cual dependerá del grado de incapacidad concedido. 

Es importante que sepas que para poder solicitar esta indemnización, previamente habrás tenido que pasar por una baja o incapacidad temporal.

Cómo se solicitan las indemnizaciones por incapacidad permanente total

Si has estado de baja un mínimo de 12 meses, un tribunal médico valorará tu situación actual. En este sentido, pueden darse tres tipos de resoluciones diferentes:

  1. La reincorporación al trabajo porque hayas recuperado el 100% de tus capacidades para llevar a cabo tu actividad laboral.
  2. Una prórroga de 6 meses a fin de que puedas seguir con tu recuperación médica.
  3. La incapacidad permanente en el caso de no observar mejoría alguna dentro del plazo de tiempo estipulado (12 meses y 18 meses con prórroga especial). Aunque no siempre es necesario agotar este periodo de tiempo para recibir la incapacidad. Sobre todo, con enfermedades crónicas o lesiones muy graves e irreversibles. 

Asimismo, es importante saber que una incapacidad permanente ya concedida puede ser revocada por la Seguridad Social. Los casos más comunes para ello son la mejoría del trabajador, los errores de diagnóstico o el fraude. 

¿Tiene la empresa la obligación de pagar la indemnización?

El conocido como seguro de convenio sí es obligatorio para algunas empresas, pero no para todas. Existen sectores laborales más peligrosos que otros. Si tu empresa pertenece a este sector debería estar sujeta a la normativa establecida por los convenios colectivos, la cual le obliga a contratar un seguro por las cantidades acordadas en dicho convenio. 

En el caso de que tu empresa no te quisiera pagar una indemnización por incapacidad permanente total, el trabajador siempre estará en su derecho a reclamar. 

Las entidades responsables del pago de esta clase de indemnizaciones son:

  • La entidad aseguradora en el caso de que el trabajador contara con un seguro de vida personal.
  • La Seguridad Social. 
  • O la empresa que ha contratado al trabajador. 

Si quieres recibir más información al respecto no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Disponemos de seguros de vida por accidente, enfermedad o invalidez, hechos a tu medida. 

Evolución de los accidentes en las montañas de Andorra en los últimos años

accidentes-en-las-montanas-de-andorra

Según cifras oficiales, y a falta de hacer un análisis de la última temporada, sabemos que los bomberos de Andorra realizaron, en 2018, 122 rescates. Curiosamente, la mayoría han tenido lugar en época estival. Esto supone un aumento del 22% de accidentes en las montañas de Andorra, con respecto al año anterior. Estas cifras se justifican por el aumento de actividades como el esquí, alpinismo, senderismo, etc. Y, también, por las competiciones deportivas, como los trails que requieren mucho entrenamiento previo. En total, estos accidentes han llegado a duplicarse durante los últimos diez años.

Los accidentes en las montañas de Andorra

En total, durante todo el año 2018 se realizaron más de 7.500 intervenciones. Sobre todo, de traslado sanitario de accidentados. Estas cifras tan altas se deben a que nuestro país es líder en deportes de montaña. De hecho, ha habido un aumento considerable de excursionistas, de más del 30% en múltiples zonas de montaña. Con la orografía característica, además, deben extremarse las precauciones que producen lesiones de rodillas, tobillos y, en muy pocos casos, accidentes fatales. Por eso, nuestros bomberos disponen de helicóptero 24 horas, para realizar incluso rescates nocturnos. En este caso, tanto el piloto como los rescatadores cuentan con gafas específicas para la oscuridad. Este, y otros avances en tecnología, nos permiten posicionarnos como uno de los países más especializados en salvamento de montaña. Una de las acciones que evitan que los accidentes tengan peores consecuencias es la rápida localización de las personas.

La tecnología al servicio de los rescates

Avanzamos las últimas tecnologías que se ponen a disposición de los equipos de rescate. Durante esta última temporada, el invierno de 2018-2019, se ha apostado por el uso de los teléfonos móviles. Gracias a aplicaciones específicas, ya se pueden localizar a aquellas personas que se hayan perdido o hayan sufrido un accidente y no hayan sido detectadas. Funcionan como balizas, que apuntan a los bomberos y otros equipos dónde se encuentra el accidentado. De esta forma, conociendo la información precisa, no se pierde tiempo en el rastreo y se puede actuar con mayor rapidez, evitando consecuencias peores. Como punto fuerte, se podrán detectar incluso teléfonos móviles que se encuentren fuera de cobertura, algo más común de lo que pensamos cuando estamos en alta montaña. Otra app distinta permite geolocalizar al usuario cuando llama a emergencias, lo que permite que también se localice su posición exacta.

Es evidente que, si te gustan los deportes de montaña como el esquí, el alpinismo o el senderismo, la prevención es tu mejor arma para evitar accidentes. Pero, para practicarlos con tranquilidad, puedes optar por contratar un seguro para accidentes. Cúbrete ante cualquier imprevisto y asegúrate la asistencia en caso de que sufras cualquier percance. ¡Incluso puedes proteger a tu familia!

¿Qué hacer si has tenido un accidente y el otro coche se da a la fuga?

coche se da a la fuga

Desgraciadamente, de vez en cuando ocurre que un coche se da a la fuga tras un accidente. Quizás no quiera hacerse responsable, o no tenga la ITV o el seguro al día. Sea cual sea el motivo que le lleva a actuar así, es importante saber qué hacer y cómo reclamar los daños.

¿Qué hacer si has tenido un accidente y el otro coche se da a la fuga?

En un accidente común, lo primero es tomar los datos para gestionar responsabilidades y reclamar daños al seguro. Sin embargo, si el otro coche se da a la fuga, es imposible ejecutar esos trámites. Por eso, si te ves envuelto en un suceso similar, es primordial mantener la calma. Puede que te entre el pánico y quieras correr detrás del otro coche, pero no es la mejor idea. Por el contrario, lo primero que debes hacer es quedarte en el lugar donde ha tenido lugar el accidente y recopilar todos los datos que puedas. Qué modelo de coche era, el color o la matrícula y cualquier dato que permita identificar al otro conductor. A continuación, llama a la policía e informa de lo ocurrido.

El consorcio de compensación de seguros

Si no has sufrido daños físicos graves, seguramente tu principal preocupación serán los daños materiales que haya sufrido tu coche, y cómo reclamar o percibir una indemnización. Para ello, debes saber que existen dos opciones. En primer lugar, que gracias a los datos que hayas recabado puedas interponer una reclamación a través de tu aseguradora. Otra es que no demos con la identidad del otro conductor. En este caso puedes acudir al consorcio de compensación de seguros, un organismo público que surge para cubrir ciertas situaciones en las que no actúan los seguros, como fenómenos naturales o el supuesto que estamos analizando. Será al CSS a quien tengas que solicitarle la indemnización correspondiente si sufres un accidente y el otro coche se da a la fuga. Para ello, deberás aportar todas las pruebas que reúnas, y demostrar que, efectivamente, el otro conductor no ha podido ser identificado. En cualquier caso, debes saber que la CSS no suele hacerse cargo de los daños materiales este caso, salvo que sean muy graves, y que son trámites complejos, por lo que quizás necesites el apoyo de un abogado especialista. Por otra parte, existe la posibilidad de que tu aseguradora pueda gestionar la reclamación, por lo que lo mejor es que primero preguntes si se hacen cargo.

Ten en cuenta que, ante cualquier incidencia, lo mejor es tener un buen seguro que cubra tus daños. Y nosotros estamos aquí para prestarte los mejores servicios en caso de accidente o daños de tu vehículo, así como personales.